Agustín Agualongo

Militar realista de origen mestizo nacido en Pasto. Combatió a los ejércitos patriotas hasta su fusilamiento en Popayán en 1824.

Biografía

Agustín Agualongo nació en Pasto el 25 de agosto de 1780, hijo de Manuel Agualongo y Gregoria Cisneros Almeyda. Al estallar en 1809 la insurrección en Quito, las ciudades de Pasto y Barbacoas decidieron permanecer fieles al rey y defender la religión, rechazando el ideal de la Independencia. Una de sus primeras acciones bélicas se llevó a cabo el 16 de octubre de ese mismo año, en el triunfo realista en la Tarabita de Funes, cerca del río Guáitara.

En marzo de 1811 Agualongo se integró al contingente formado por el Cabildo para la defensa del monarca, contingente de fuerzas realistas. Las primeras acciones comenzaron de inmediato, en el mes de abril de ese año, cuando tropas provenientes del Valle del Cauca y Santa Fe atacaron Popayán y los realistas se replegaron a Pasto, ciudad que fue acechada y saqueada por las fuerzas patriotas, lo cual trajo como consecuencia que la población local rechazara la causa de la Independencia. El clima de inestabilidad y violencia armada, se propaga en los territorios de Patía, Iscuandé, Túquerres, Barbacoas e Ibarra, entre otros. En 1812 Agualongo había ascendido a Cabo; en ese mismo año, luego de los combates en Buesaco, los realistas pastusos y patianos recuperaron la ciudad de Pasto. La lucha se recrudeció entre el ejército patriota y las guerrillas que defendían la causa realista en las cercanías de Pasto. Entre 1813 y 1815 fueron notorias las acciones militares en la región. Los realistas derrotaron en varias oportunidades al bando republicano, y fueron reforzados en 1815 con la llegada del general Pablo Morillo con el Ejército Expedicionario. Las tropas patriotas fueron diezmadas y repelidas hasta convertirse en pequeñas facciones. Pese a la defensa y resistencia de la ciudad de Pasto en favor de la monarquía, los esfuerzos de lealtad no fueron recompensados por las fuerzas realistas que pretendían el dominio del territorio.

Agustín Agualongo, denominado “el caudillo realista”, participó en diversas acciones militares como teniente en la Segunda Compañía de Milicias de Pasto, en las campañas de Bogotá y Popayán. Tras la derrota de las tropas realistas en Boyacá en 1819, las fuerzas se replegaron a Pasto para emprender acciones con el fin de recuperar territorios, siendo vencidos en diversas ocasiones. Entonces, la ciudad de Pasto se convirtió en un bastión realista para la defensa de la monarquía. En 1821, Agualongo fue ascendido a Capitán y nombrado jefe civil y militar de Cuenca, ocupando este cargo por un año. También participó en los combates contra las fuerzas de Bolívar. Pese a los reveses retornó a Pasto para reclutar nuevos hombres y emprender la marcha hacia Quito.

A pesar del control militar patriota de la ciudad de Pasto surgieron grupos guerrilleros, compuestos en su mayoría por rebeldes realistas, esclavos, mestizos e indígenas. La pacificación se le encargó al jefe militar José María Obando, con fuerte peso en la región, en un intento por contener a las facciones guerrilleras. Durante este período, Agualongo fue puesto en prisión en el Fuerte de El Panecillo en Quito, pero logró fugarse junto con el coronel Benito Remigio Boves y continuar la lucha en Pasto hacia finales de 1822.

La continuación de la rebelión en Pasto se inició en 1823, con las derrotas de las defensas patriotas y la retoma de Pasto con las fuerzas que reunió el coronel Boves, quien se proclamó Comandante General de las Milicias del Rey de España. Agustín Agualongo fue designado como segundo jefe y Estanislao Merchancano como gobernador político-militar de Pasto. No obstante, la respuesta patriota vino con los avances de sus tropas provenientes de Quito y comandadas por Antonio José de Sucre, venciendo a Boves el 22 de diciembre de 1822 en la Cuchilla de Taindala y en Guáitara al día siguiente. La toma de Pasto, el 24 de diciembre, se conocerá como Navidad Negra por los excesos cometidos por las fuerzas republicanas en contra de la población.

A mediados de 1823 se inició otro levantamiento, comandado por Agualongo y Merchancano con ochocientos hombres de Pasto, obteniendo algunas victorias contra la guarnición del coronel Juan José Flórez y recuperando territorios en diversas zonas cercanas, y se conformó un nuevo gobierno realista. En julio se enfrentan a las tropas de Bolívar que los obligan a retirarse de Ibarra y regresar a Pasto para recomponer fuerzas. A pesar de los intentos de negociación, las hostilidades continuaron durante los meses siguientes. Agualongo mantuvo varios frentes guerrilleros en las zonas montañosas siendo vencido a finales de 1823. Las tropas patriotas tomaron Pasto en mayo de 1824 y Agualongo logró huir a Barbacoas, siendo capturado un mes después y trasladado a Popayán en julio, donde fue juzgado y sentenciado a ser fusilado el 13 de julio de 1824. Siempre fiel a la Monarquía, se negó a ser indultado a cambio de reconocer a la Constitución de la Republica de Colombia. Falleció sin conocer que había sido ascendido a General de Brigada por Real Cédula del Rey Fernando VII.

Bibliografía

  • ÁLVAREZ, JAIME, “Agustín Agualongo”, en Manual de Historia de Pasto, Pasto, Academia Nariñense de Historia/Graficolor, 1996, págs. 200-205.
  • ORTIZ, SERGIO ELÍAS, Agustín Agualongo y su tiempo, Bogotá, Editorial ABC, 1958.
  • SEMPRÚN, JOSÉ. Y BULLÓN DE MENDOZA, ALFONSO. El ejército realista en la independencia americana. Madrid, España, Fundación MAPFRE, 1992.
  • ZARAMA RINCÓN, ROSA ISABEL, “El realismo pastuso en el proceso independentista 1809-1826”, en revista Ensayos Históricos. Anuario del Instituto de Estudios Hispanoamericanos, Caracas, Universidad Central de Venezuela, 2010, Vol. XXII (22), págs. 135-160.

Véase también

Enlaces relacionados en Banrepcultural