Alfonso López Michelsen


Alfonso López Michelsen
Información
Nombre Alfonso López Michelsen
Fecha de nacimiento 30/06/1913
Nacionalidad Colombiana
Ocupación Presidente de la República, Político, Escritor
Bachillerato Gimnasio Moderno de Bogotá
País de nacimiento Colombia
Ciudad de nacimiento Bogotá
País de fallecimiento Colombia
Ciudad de fallecimiento Bogotá
Fecha de fallecimiento 11/06/2007
Profesionales Abogado del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario de Bogotá. Universidad de Santiago de Chile. Universidad de Georgetown
Images


Biografía

Político liberal, presidente de la República entre 1974 y 1978, nacido en Bogotá, el 30 de junio de 1913. Hijo del expresidente liberal Alfonso López Pumarejo y de María Michelsen, Alfonso López Michelsen cursó sus primeros estudios en el Gimnasio Moderno de Bogotá: Luego estudió en el colegio Saint Michel de Bruselas, en el Liceo Francés de Londres y en la ciudad de Lille (Francia), donde obtuvo su título de bachiller. Recibió el título de abogado en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, con la tesis "La posesión inscrita".


Después, en la Universidad de Santiago de Chile se especializó en el Código Bello; en la Universidad de Georgetown, en Washington, en Derecho Público y Constitucional; y finalmente, recibió en 1938 el título de doctor en Jurisprudencia del Colegio del Rosario, con la tesis "La posesión en el Código de Bello". El 23 de septiembre de 1938 contrajo matrimonio con Cecilia Caballero Blanco, con quien tuvo tres hijos: Alfonso, Juan Manuel y Felipe. Ese mismo año obtuvo su primer cargo público, al ser elegido concejal del municipio de Engativá, junto con Álvaro Gómez Hurtado y Julio César Turbay Ayala.


Su condición de hijo del presidente López Pumarejo limitó su intervención en la política colombiana; su actividad partidista y de estadista estará siempre marcada por el signo de la contradicción. Al ser relegado de la actividad política, dictó la cátedra de Derecho Constitucional en las Universidades Nacional, Libre y en el Colegio del Rosario. A raíz de los sucesos de septiembre de 1952, la casa de su padre en Bogotá fue incendiada, y él con toda su familia tuvo que exiliarse en México, donde vivió casi ocho años.Durante esta época escribió Introducción al estudio de la Constitución de Colombia (1942), La estirpe calvinista de nuestras instituciones (1946) y su novela Los elegidos, publicada en México por ediciones Guaranía en 1953, sobre el poder que ejerce una clase privilegiada en el gobierno de un país y las consecuencias de este dominio; la novela fue llevada al cine en una coproducción colombo-soviética.

Inicios en la política

A su regreso a Colombia, en 1960, López Michelsen fundó el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL), como expresión de rebeldía y con el propósito de resguardar al liberalismo de los riesgos que implicaba la instauración del bipartidismo en el poder. Ese mismo año, en su primera aparición como partido político, el MRL obtuvo 354.560 votos para la Cámara de Representantes, asambleas y concejos, y López salió elegido para la Cámara por Cundinamarca, para el período 1960-1962.

En 1962, a pesar de que constitucionalmente le correspondía el turno a un dirigente conservador, López Michelsen se presentó como candidato a la Presidencia de la República para el cuatrienio que se iniciaba ese año, cuando resultó elegido Guillermo León Valencia. Este tipo de actitudes generó una aguda división en el liberalismo. En 1964, el MRL fue dividido a las elecciones para corporaciones públicas. La llamada línea blanda fue encabezada por López, que obtuvo 381.847 votos; mientras que la línea dura, dirigida por Álvaro Uribe Rueda, obtuvo 21. 219 votos. En 1968 el MRL dejó de existir por la similitud de sus programas con los que pone en práctica el presidente Carlos Lleras. Subsistió, sin embargo, una fracción denominada MRL del Pueblo, que obtuvo 55.984 votos en las elecciones en las que Carlos Lleras Restrepo fue elegido.


Después de efectuada la reunificación liberal, durante la administración de Lleras Restrepo, López Michelsen aceptó ser el primer gobernador del nuevo departamento del Cesar, entre 1967 y 1968; y después ministro de Relaciones Exteriores, entre 1968 y 1970, desde donde le correspondió la creación del Grupo Regional Andino y el estudio de las reformas a la constitución de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Su presencia en un gobierno del Frente Nacional fue muy significativa, ya que se había opuesto a la política de alternación del poder.

Periodo presidencial

En 1973 su nombre fue presentado a la Convención Liberal para ser considerado como posible candidato a la Presidencia de la República para el período 1974-1978. Después de una disputa con Carlos Lleras Restrepo, quien buscaba la reelección, López resultó elegido por la Convención como el candidato oficial. Frente al candidato conservador Álvaro Gómez Hurtado, López fue elegido presidente de la República por 2.929.719 votos.


En su discurso de posesión, el 7 de agosto de 1974, prometió al país cerrar la brecha entre la población campesina y urbana, trabajar por mejorar la situación del 50% más pobre de la población, y promover el cambio. Esta fue la tesis principal de su campaña electoral, que llamó el "Mandato claro". Durante su administración, López Michelsen decretó la emergencia económica para corregir el déficit fiscal, estableciendo un control de gastos de los institutos descentralizados, eliminación de subsidios y reducción del Certificado de Abono Tributario (CAT).


Realizó la reforma tributaria y fiscal, estableció el impuesto de ganancia ocasional, triplicó el ahorro nacional; la inversión pública aumentó en un 61% y se incrementaron las exportaciones. A pesar de las medidas encaminadas a detener la inflación, ésta alcanzó el índice más alto de la historia. Por otra parte, López fortaleció las condiciones internas de la economía campesina para retener a esta población en su medio, logrando un aumento del 16% en la producción agrícola. Otorgó 986 títulos y se firmaron 4.700 contratos de asignación de tierras y el crédito agropecuario ascendió a 21 mil millones de pesos. Creó el Instituto Colombiano de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras (HIMAT), y el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria (INCORA) recibió los distritos de riego.


Se aumentó en un 200% el salario mínimo en el campo y en la ciudad; se otorgó personería jurídica a 1.100 sindicatos; se aumentó en un 40% la capacidad de energía eléctrica; se cambió la figura de "concesión" por la de "asociación" para la exploración petrolera; se construyeron gasoductos y oleoductos por 69 millones de dólares; se estructuró un plan de generación de energía de 2.800 millones de dólares; se realizaron planes de vivienda para 246 mil familias; se destinaron 15.412 millones de pesos a planes de salud y se abrieron 30 nuevos hospitales; se destinaron 58 mil millones de pesos para la educación; se creó un millón de cupos para los cuatro niveles educativos; se invirtieron 2.706 millones de pesos en construcciones escolares; se destinaron 6.643 millones de pesos para vías de comunicación y 1.432 millones para mejorar los puertos marítimos; además, hubo bonanza cafetera y se abrió la carrera militar para la mujer.

Pólitica internacional

En política internacional, López sostuvo reuniones con el expresidente Carlos Andrés Pérez, de Venezuela; Omar Torrijos, de Panamá; y con los presidentes Gerald Ford y Jimmy Carter, de los Estados Unidos. En 1977 participó en una conferencia hemisférica de mandatarios con motivo de la firma del nuevo Tratado del Canal de Panamá. Recibió al presidente de México, José López Portillo; al de Jamaica, Michael Mandley; al secretario de Estado de los Estados Unidos, Henry Kissinger; y al rey Juan Carlos de España.


Se firmaron tratados de delimitación de áreas marinas y submarinas con Ecuador, Panamá, Costa Rica, República Dominicana y Haití. También durante su mandato tuvo que afrontar delicados hechos como un paro nacional, el 17 de septiembre de 1977, efectuado con apoyo de todas las centrales obreras, que dejó un trágico saldo y obligó al gobierno a hacer uso del toque de queda y a acudir a la legislación del estado de sitio; y el paro médico del Seguro Social, que se prolongó durante 50 días.

Critica a su gobierno

Críticos de su gobierno como Gerardo Molina opinaban: “La [administración] que se anunció como dispuesta a cerrar la brecha entre ricos y pobres y entre regiones prósperas y regiones miserables, ayuda a comprender el insondable desasosiego en que vivimos hoy [...] Ahí están, sobre todo, la inflación, el desempleo y los ataques a la moral pública, a los que no son ajenas personas allegadas a las esferas del alto gobierno, para acabar de establecer la situación de una comunidad que se debate inútilmente en busca de una salida que no se puede hallar a través de los parajes habituales”.

Luego de la presidencia

En 1982 aspiró nuevamente a la presidencia de la República, luego de ser lanzado oficialmente en la Convención Liberal realizada en Medellín en septiembre de 1981, pero fue derrotado por el candidato del conservatismo Belisario Betancur. Asumió entonces como jefe del liberalismo. En 1984 sostuvo una polémica reunión con Pablo Escobar y Jorge Luis Ochoa en Panamá, en la que los capos solicitaron a López ser intermediario para una eventual entrega a la justicia; López accedió a comunicar sus intenciones al gobierno de Betancur pero la noticia fue filtrada por los medios de comunicación y resultó una iniciativa fallida.


Como líder del liberalismo, emprendió una campaña para convencer al exministro Virgilio Barco de postularse a la presidencia en 1986. A partir de entonces, se convirtió en uno de los críticos más asiduos de los sucesivos gobiernos y probablemente en el más importante de los líderes de opinión del país, a través de escritos, entrevistas y discursos, así como mediante sus reuniones con líderes de diferentes partidos. Se opuso a varios aspectos de la Asamblea Constituyente de 1991 y lanzó críticas agudas a los gobiernos de César Gaviria, Ernesto Samper y Andrés Pastrana, y manifestó una férrea oposición a la reelección de Álvaro Uribe.


Tras rechazar ser candidato a la Asamblea Nacional Constituyente de 1991 y retirarse de la política, emprendió una decidida campaña en favor del intercambio humanitario desde 2002, y volvió a la plaza pública para respaldar al liberalismo en las elecciones de 2006. En 2005, participó a favor de la aprobación de una ley que otorgaba derechos patrimoniales a las parejas homosexuales. En sus últimos días, fue miembro Honorario de la Academia Colombiana de Jurisprudencia y colaborador del periódico El Tiempo, en el cual mantenía una columna dominical. Alfonso López Michelsen murió en su casa en Bogotá, el 11 de julio de 2007, a causa de un infarto. El 12 de julio fue velado en el Capitolio Nacional, y sepultado el 13 de julio en el Cementerio Central de Bogotá.

Obras destacadas

Como escritor y tratadista, agudo y observador, López Michelsen tocó temas históricos y políticos en libros como Cuestiones colombianas (ensayos, 1955); Los últimos días de López (1961), donde relata los días finales de su padre; El Estado fuerte, una introducción al estudio de la Constitución de Colombia (1966); La Real Audiencia y el Derecho Público en Colombia; La generación del Centenario; Por qué se perdió Panamá; Esbozos y atisbos (1980), donde hace las semblanzas de importantes personajes nacionales; Con mis propios ojos: críticas, crónicas, entrevistas y discursos 1953-1982 (1982); y El quehacer literario (1989), entre otros. Además, escribió en el semanario In Calle, y regularmente expresa sus opiniones en artículos publicados en diferentes periódicos de circulación nacional [Ver tomo 2, Historia, pp. 595600].

Luz Stella Tocancipá

  • Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

Parientes

Alfonso López Pumarejo (Padre).

María Michelsen (Madre).

Cecilia Caballero Blanco (Cónyuge).

Alfonso, Juan Manuel y Felipe (Hijos).

Citas dentro del texto

“La [administración] que se anunció como dispuesta a cerrar la brecha entre ricos y pobres y entre regiones prósperas y regiones miserables, ayuda a comprender el insondable desasosiego en que vivimos hoy [...] Ahí están, sobre todo, la inflación, el desempleo y los ataques a la moral pública, a los que no son ajenas personas allegadas a las esferas del alto gobierno, para acabar de establecer la situación de una comunidad que se debate inútilmente en busca de una salida que no se puede hallar a través de los parajes habituales”. Gerardo Molina.

Bibliografia

  • Gomez Buendia, H. (1978). Alfonso López Michelsen: un examen crítico de su pensamiento y de su obra de gobierno. Bogotá: Tercer Mundo.
  • López Michelsen, A. (1985). Obras selectas. 4 tomos. Bogotá: Cámara de Representantes.
  • Mendoza Garcia, A. (1991). Los retos del poder: carta abierta a los expresidentes colombianos. Bogotá: Intermedio Editores.
  • Romero, F. (1989). López polémico y polemista. Bogotá: Intermedio Editores.

Enlaces relacionados en Banrep cultural

[1] Consulte el texto "Ministros del siglo XX".

[2] Lea una pequeña reseña en el libro "La autobiografía en la literatura colombiana".

Enlaces externos

[3] Biografía de Alfonso López Michelsen en Wikipedia.