Celestino Martínez


Celestino Martínez
Información
Nombre Celestino Martínez
Fecha de nacimiento 6/10/1847
Nacionalidad Colombiana
Ocupación Abogado, Parlamentario, Educador, Periodista, Diplomático, Ministro, Académico, Escritor.
Bachillerato Colegio de Piedecuesta, Santander y Liceo de la Infancia, Bogotá
País de nacimiento República de la Nueva Granada actual República de Colombia
Ciudad de nacimiento San Gil
País de fallecimiento República de Colombia
Ciudad de fallecimiento Tunja
Fecha de fallecimiento 10/2/1903
Profesionales Doctor en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Colombia
Images


Biografía

Ideólogo del conservatismo colombiano, parlamentario, educador, periodista, diplomático, ministro, académico y escritor santandereano (San Gil, octubre 6 de 1847 - Tunja, febrero 10 de 1903). Nacido en el hogar formado por Rito Antonio Martínez Gómez y doña Concepción Silva de Martínez, Carlos Martínez Silva hizo sus primeros estudios en San Gil y los secundarios en el Colegio de Piedecuesta, que regentaba el notable escritor, miembro de la Comisión Corográfica, Manuel Ancízar. Luego pasó al colegio de los jesuitas, y culminó en el Liceo de la Infancia en Bogotá, dirigido por el educador Ricardo Carrasquilla. Inició sus estudios universitarios en el año 1868 en la Universidad Nacional, cuando ésta se fundó; allí recibió el título de doctor en Derecho y Ciencias Políticas, en 1872. Mientras realizaba sus estudios, participó en la Asamblea del Estado de Santander como diputado.

Trayectoria profesional

Sus intervenciones políticas, a pesar de su juventud, fueron muy acatadas por su espíritu conciliatorio, en una época de fanatismos y polémicas políticas. Martínez Silva ocupó altas distinciones en el país: fue ministro de Instrucción Pública en el gobierno del general Eliseo Payán, ministro del Tesoro en los gobiernos de Rafael Núñez y Carlos Holguín, y ministro de Relaciones Exteriores en la segunda administración del vicepresidente José Manuel Marroquín. Perteneció al partido conservador, no fue fanático en sus ideas, pero siempre defendió los programas y las tesis, aunque con espíritu conciliatorio. Fue un hombre de Estado y un notable hombre público; fue representante a la Cámara, jefe de la Legación de Colombia en Estados Unidos y delegado de Colombia a la Conferencia Panamericana de Washington en el año 1889, que corresponde a los orígenes panamericanos de la Organización de Estados Americanos (OEA). En cuanto a su actividad educativa, Martínez Silva fue rector del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, rector de la Escuela de Derecho de la Universidad Católica, y profesor de derecho público, legislación y economía política.


Fue miembro del Consejo Nacional de Delegatarios en 1886, que redactó la Constitución de ese año, y magistrado de la Corte Suprema de Justicia. Su formación humanística, filosófica y política tuvo fama en Bogotá. Sus coetáneos señalan que era un crítico literario en sus más elevadas formas, un historiador con grandes aportes a sus investigaciones, y a la vez, tenía una profunda formación en economía política, derecho y otras disciplinas humanísticas. En sus clases y conferencias explicaba con profundidad las doctrinas de Jeremy Bentham, Destutt de Tracy, John Stuart Mill, Prescott, Thomas Macaulay y otros teóricos de las ciencias humanas. En la Universidad de Medellín, a la vez que enseñaba literatura española y filosofía, también dictaba clases de francés, inglés, latín y español. Martínez Silva participó en la guerra civil de 1876-1878, en los ejércitos conservadores, donde alcanzó el grado de coronel; hizo parte de la guerrilla de Los Mochuelos.


Sin embargo, el conservatismo, que luchó en defensa de la Iglesia y en contra de la política liberal, radical, anticlerical y laica, fue derrotado en los enfrentamientos guerreros. En la acción de La Donjuana, cerca de Cúcuta, pereció una generación de jóvenes conservadores con futuro en la política nacional; Martínez Silva se refugió en una hacienda de la familia, cerca a San Gil. La derrota militar y, en general, la dura tragedia de las guerras civiles, influyó notablemente en sus conceptos de paz y conciliación y en la reflexión sobre el futuro de Colombia. En la acción de la derrota, Martínez pudo darse cuenta de la desolación, la destrucción de la riqueza, el sacrificio inútil de vidas y las consecuencias nefastas de las guerras civiles para Colombia. Una de las principales actividades de Carlos Martínez Silva fue el periodismo. En 1876 reemplazó a Miguel Antonio Caro en la dirección del periódico El Tradicionista.

Revista Repertorio Colombiano

El 20 de julio de 1878 apareció el primer número de la revista Repertorio Colombiano, la cual fundó y dirigió durante más de 20 años. En ella participaron distinguidos escritores colombianos: Miguel Antonio Caro, José Joaquín Ortiz, José María Samper, Enrique Álvarez Bonilla, José Manuel Marroquín, Carlos Holguín, Rafael Pombo, Sergio Arboleda, Rafael María Carrasquilla, Jesús Casas Rojas, Soledad Acosta de Samper, Diego Rafael de Guzmán, José Caicedo Rojas, entre otros. En el Repertorio Colombiano, Martínez Silva publicó numerosos estudios sobre diversas materias; allí aparecieron sus famosas Revistas políticas, que salían mensualmente, en las que se refleja lo más representativo de la historia política de la época. Según el escritor español Marcelino Menéndez y Pelayo, esta revista fue la más notable publicación en su género en Hispanoamérica en 1894.

Como opositor

En el periódico El Correo Nacional, que Martínez fundó en 1890 y dirigió con su hermano Luis, hizo una severa oposición al gobierno presidido por el vicepresidente Miguel Antonio Caro; en el Congreso Nacional, la oposición al gobierno fue respaldada por la representación antioqueña. Las campañas fueron resonantes y tuvieron eco a nivel nacional. Ello influyó para que el periódico y la imprenta fueran clausurados por el gobierno del vicepresidente Caro, lo que motivó la crítica nacional a la represión a la libertad de imprenta. Martínez Silva también colaboró en otros periódicos: El Conservador, La República, La Prensa, El Deber, El Mochuelo, La Luz, La Fe, La unión católica, El Símbolo, La Caridad, La Autoridad, El Eco literario, La Nación y El bien público, entre otros. Carlos Martínez Silva publicó numerosas obras; sobre temas políticos podemos señalar: Escritos políticos, literarios y económicos, editados en 10 tomos en la Imprenta Nacional; Prosa política, Puente sobre el abismo, Filosofía del Derecho, La guerra civil del 85, Por qué caen los partidos, La Política, Revistas políticas, publicadas en el Repertorio Colombiano; El gran ciudadano, Tratado de pruebas judiciales y derecho internacional, entre otros.

Algunas publicaciones

Sobre temas biográficos e históricos publicó: Capítulos de historia política de Colombia, en tres tomos, Biografía de don José Fernández Madrid (laureada), Ensayos biográficos, Biografía de José María Samper, Tres colombianos, A la memoria de José María Vergara y Vergara, Biografía de Pedro Justo Berrío, Noticia biográfica de Sebastián Ospina, Ensayo histórico documentado de la vida de D. Francisco Miranda, Artículos biográficos y necrológicos referentes a don Miguel Samper y Compendio de historia antigua, entre otros. Sobre temas económicos y geográficos publicó: Las emisiones clandestinas del Banco Nacional, Compendio de geografía de Colombia y Compendio de geografía universal, entre otros.


Martínez Silva fue uno de los escritores más fecundos en la segunda mitad del siglo XIX. Según sus ideas políticas, la misión del partido conservador debía ser social, debía defender el orden, la justicia, el respeto al derecho, la represión al crimen. Se debía aspirar no a gobernar, sino a que haya gobierno. El partido conservador debía ser el guardián del orden, sin reticencias ni salvedades de ninguna clase; esto quiere decir que este partido no sólo no apelaría a las armas para hacer triunfar sus ideas, sino que prestaría apoyo decidido a todos los gobiernos constitucionales, en el caso de que se vieran amenazados por la rebelión. Martínez Silva creía que tras la relajación de las leyes penales, vendría como forzosa consecuencia la anarquía.

Javier Ocampo López

  • Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

Parientes

Rito Antonio Martínez Gómez (Padre).

Concepción Silva de Martínez (Madre).

Bibliografia

  • Martinez Delgado, L. (1971). Carlos Martínez Silva. Noticia biográfica. Academia Colombiana de Historia, Bolsilibros N-19. Bogotá: Editorial Kelly.
  • Martinez Silva, C. (1934-1937). Obras completas, 10 tomos. Recopilación, Luis Martínez Delgado. Bogotá: Imprenta Nacional, 1934-1937.

Enlaces relacionados en Banrep cultural

[1] Consulte la Exposición conmemorativa del Bicentenario del Nacimiento de Policarpa Salavarrieta, con imágenes de Celestino Martínez


¡Más para explorar en Banrepcultural!