Daniel Aldana Cáceres

Daniel Aldana Cáceres
Información
Nombre Daniel Aldana Cáceres
Fecha de nacimiento 1831
Nacionalidad Colombiano
Ocupación Político y militar
Bachillerato Colegio de San Bartolomé
País de nacimiento Colombia
Ciudad de nacimiento Manta, Cundinamarca
País de fallecimiento Colombia
Ciudad de fallecimiento Bogotá
Fecha de fallecimiento 25/09/1911
Profesionales Derecho
Images


Político, militar y estadista. Daniel Aldana estudió en Bogotá en el Colegio de San Bartolomé y se doctoró en la ciencia del Derecho cuando aún no contaba veinte años de vida. Establecido en Honda, se ensayó en la prensa, en defensa de las ideas liberales en bastante auge entonces.

Biografía

En 1860 tomó parte en la revolución. Le tocó hallarse en el sitio de Cruz Verde, donde fue sorprendida una columna liberal, en la cual iban muchos enfermos y convalecientes, el 29 de abril de 1861, donde perecieron el general José María Obando y el coronel Patrocinio Cuéllar. Aldana era entonces capitán.

Participación en la guerra

Después encontróse en el asedio de San Agustín, al lado del general Valerio J. Barriga, en febrero de 1862. En seguida hizo campaña contra la guerrilla de Guasca, y por fin se las hubo con Román Carranza, el guerrillero astuto y cruel. En 1866, por elección popular, fue elegido gobernador de Cundinamarca; mas en virtud del golpe de 29 de abril de 1867, hubo de cesar en el ejercicio de su empleo. Figuró Aldana entre los factores de la conspiración del 23 de mayo, llevada a término contra el general Tomás Cipriano de Mosquera, y triunfante ésta volvió a la Gobernación de Cundinamarca. En 1876 y 77 hizo Aldana las campañas de occidente y de Antioquia, y se batió en el Alto del Perro y la Florida, en las cercanías de Manizales. Había pasado del Tolima al Cauca al frente de la segunda división, y con ella entró en Medellín, después de la rendición de Manizales. A fines de 1877 concurrió a la Convención Constituyente del Estado de Antioquia. Algunos meses después desempeñó la Presidencia de Antioquia, con el carácter de segundo designado, de diciembre de 1877 a marzo de 1878. En enero de 1882 tornó a ser presidente de Cundinamarca, empleo que mantuvo hasta 1885. Entonces inició la construcción del Ferrocarril de la Sabana, dio comienzo a los trabajos, y llevó a cabo la carretera de Cambao.


En 1885 fue el brazo derecho de Rafael Núñez, y le tocó la comisión de perseguir al ejército liberal revolucionario en Boyacá, hasta los desfiladeros de Mausa. Con el triunfo de la Regeneración, palideció la estrella política del general Aldana. El señor Núñez le regaló su bello bastón, y al mismo tiempo que le halagaba con frases melosas y sobreentendidas, logró neutralizar la acción de Aldana, en la guerra de 1885 en favor de la revolución liberal, la cual hubiera sido decisiva. En 1887 el general Aldana salió del país, desterrado por los corifeos de la Regeneración, a cuyo advenimiento contribuyó, por incomprensión o por móviles que no se nos alcanzan. En 1895, Aldana se presentó en el campamento liberal. En la guerra de los tres años, cuando se dirigía a revolucionar el Valle de Tenza, que conocía palmo a palmo, fue aprehendido, después de ligero combate y conducido a Bogotá. El general Aldana concurrió a la Asamblea de Cundinamarca, a la Cámara y al Senado de la República, en repetidas ocasiones.

Asamblea Nacional

En sus últimos años perteneció a la Asamblea Nacional, que funcionó en los días del gobierno del general Rafael Reyes. Diez lustros sirvió a la República el general Daniel Aldana, al cabo de los cuales descendió al sepulcro, en Bogotá, el día 25 de septiembre de 1911. Las Cámaras deploraron su muerte por medio de mociones sentidas, aprobadas unánimemente. Circunstancia honrosa para el general es la de haber muerto pobre, después de intervenir tan activamente y por tiempo tan largo en las agitaciones de la vida pública, propicias para llenar la bolsa empleando malas artes, cual otros lo hicieron. Era el general Aldana inteligente y astuto, amigo de la transacción en ocasiones, casi siempre accesible a la razón, cuando le era presentada con nitidez y comedimiento, excelente amigo personal, y abrigó siempre sentimientos patrióticos que la posteridad calificará serenamente, en debida oportunidad [Ver tomo 2, Historia, pp. 425-427].

JOAQUÍN OSPINA

Enlaces Externos

[1] Consulte una pequeña reseña biográfica de Daniel Aldana en el artículo "Los presidentes de los 9 Estados Soberanos".