Diego Mendoza Pérez


Diego Mendoza Pérez
Información
Nombre Diego Mendoza Pérez
Fecha de nacimiento 04/04/1857
Nacionalidad Colombiana
Ocupación Político, Escritor
País de nacimiento República de la Nueva Granada actual República de Colombia
Ciudad de nacimiento Tunja
País de fallecimiento República de Colombia
Ciudad de fallecimiento Bogotá
Fecha de fallecimiento 14/06/1933
Profesionales Derecho en la Universidad Nacional de Colombia
Images


Biografía

Intelectual, político y escritor boyacense (Tunja, abril 4 de 1857 - Bogotá, junio 14 de 1933). Nacido en el seno de una familia de clase alta, con estrechos vínculos con la política y la cultura, su padre era un notable abogado boyacense de mediados del siglo XIX, y su madre era hermana del presidente Santiago Pérez y del historiador, geógrafo y periodista Felipe Pérez. Diego Mendoza Pérez estudió jurisprudencia en la Universidad Nacional y en 1880 recibió el grado de doctor en Derecho de manos del presidente Rafael Núñez. Durante los diez años siguientes residió en Tunja, donde trabajó como abogado, docente y periodista. En 1891 se radicó en Bogotá, y a finales de siglo se casó con su prima María Pérez Lleras, hija de su tío Felipe Pérez.


Como la mayoría de los intelectuales del siglo XIX, Mendoza cultivó a lo largo de su vida los más diversos campos de la cultura. Sus inclinaciones iniciales estuvieron asociadas a los estudios del lenguaje, área en la cual publicó su primer libro, Vocabulario gramatical (1884), un útil glosario de términos de la gramática castellana destinado a los maestros y estudiantes de la enseñanza secundaria. Una vez radicado en Bogotá, centró su atención en los estudios históricos y sociológicos, que se expresaron en su famosa conferencia "Ensayo sobre la evolución de la propiedad en Colombia", leída en la Sociedad de Jurisprudencia en noviembre de 1897. Allí expuso con claridad la necesidad de renovar los estudios históricos en el país, a partir de los nuevos enfoques de las ciencias sociales, que su generación llamó "moderno concepto de historia". Al revisar la labor de los historiadores nacionales, halló que el criterio dominante giraba alrededor de las grandes personalidades y de los sucesos políticos sin consideración de los hechos sociales propiamente dichos. A su juicio, el pasado no se comprendía si no se conocía la posición y estado del pueblo, esto es, las condiciones de vida de la masa de la nación no privilegiada y trabajadora. Mendoza combinó desde un principio sus labores intelectuales con las actividades políticas.

Participación política

Por sus talentos personales y sus vínculos familiares y de amistad con los grandes dirigentes del radicalismo (los Pérez, Aquileo Parra, Salvador Camacho Roldán, Teodoro Valenzuela y Nicolás Esguerra), ascendió con rapidez en los puestos directivos del partido liberal, y junto a Rafael Uribe y Carlos Arturo Torres, se encargó en 1896 de la dirección de El Republicano, el periódico fundado por los liberales para coordinar las jornadas electorales de aquel difícil año de la Regeneración y dirección autoritaria del Estado. En las postrimerías del siglo, estuvo siempre del lado de los viejos radicales, y durante los preparativos de la Guerra de los Mil Días apoyó el ala pacifista de su partido, opción que lo alejó de Uribe Uribe, uno de los impetuosos animadores de la guerra con quien se vio comprometido a duelo en diversas ocasiones.


Con la llegada de Rafael Reyes al poder, Mendoza Pérez fue nombrado embajador en Washington para dar comienzo a las negociaciones con Estados Unidos respecto de la independencia de Panamá. Sobre el asunto, Mendoza había publicado años antes El canal interoceánico y los tratados, un extenso trabajo de derecho internacional y de historia diplomática, donde estudiaba con detalle los acuerdos firmados entre Colombia y Estados Unidos sobre la cuestión del istmo.

Problemas con el gobierno

Este nombramiento, sin embargo, se convirtió para él en un lecho de espinas que habría de marcarlo por el resto de sus días. Sólo duró en la embajada un año; por diferencias con el presidente Reyes fue destituido de su puesto en junio de 1906 y declarado traidor a la patria por haber hecho públicos sus puntos de vista sobre la prioridades que deberían establecerse en las negociaciones. Esta situación lo llevó a expatriarse por cuatro años en Estados Unidos y España, donde desplegó una intensa actividad intelectual, que se expresó en la publicación de dos libros sobre problemas sociales: Apuntaciones sobre instrucción pública y Memoria sobre el alcoholismo; un volumen acerca de la Expedición Botánica acompañado de numerosos documentos inéditos del sabio Francisco José de Caldas, y la traducción de Las lecciones de literatura española del hispanista inglés James Fitzmaurice Kelly, un amigo muy cercano de su primo Santiago Pérez Triana. Su libro sobre la Expedición Botánica de José Celestino Mutis ofrecía un material novedoso, recogido directamente en los archivos del Jardín Botánico de Madrid, que en su momento promovió nuevos campos de investigación y que todavía hoy se lee con provecho. Mendoza regresó al país en 1910, después de haber sido rehabilitado por el Congreso de la acusación de traición a la patria.

Vida académica

Durante los ocho años siguientes, fue elegido a la Cámara de Representantes por diversas circunscripciones del partido liberal, y en 1915 ocupó el Ministerio de Hacienda durante la administración de su compañero de generación José Vicente Concha. Estas tareas estuvieron acompañadas de una febril actividad periodística, y de una incansable labor historiográfica relacionada con temas culturales, que en conjunto lo sitúan como un precursor autorizado de la historia de la educación y de las ciencias en Colombia. Los últimos quince años de Mendoza estuvieron dedicados a tareas académicas.


En 1918 asumió la reapertura de El Externado, un antiguo instituto de educación secundaria y profesional creado en 1886 por su compañero de estudios Nicolás Pinzón Warlosten, que había cerrado sus puertas nueve años más tarde con ocasión de la muerte prematura de su joven fundador. En aquellos tiempos, El Externado había encarnado el ejemplo de la educación laica impulsada por los radicales. Continuando con esta tradición, Mendoza organizó los estudios de Derecho y Ciencias Políticas, y con la colaboración de un buen número de egresados de la época de Pinzón, sentó las bases de lo que después ha sido una de las instituciones líderes en la formación de abogados en Colombia. Sus clases en El Externado estuvieron dedicadas al derecho internacional privado, y a la enseñanza de la sociología, una disciplina que los liberales habían comenzado a difundir en el país en 1880.


Resultado de esta última labor docente fue su Sociología, un moderno texto elaborado a partir de las contribuciones más significativas de la sociología norteamericana de los primeros decenios del siglo XX. Mendoza murió en Bogotá el 14 de junio de 1933, a los 76 años de edad. En ese momento, la generación de los radicales y de sus herederos directos había desaparecido. En su lugar se había afirmado en el escenario de la política, de los negocios y de la cultura, una generación conocida con el apelativo del "Centenario", integrada por varios alumnos de Mendoza, entre los cuales se encontraba el popular Enrique Olaya Herrera, ahora presidente de la República.

Gonzalo Cataño

  • Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

Parientes

María Pérez Lleras (Cónyuge).

Bibliografía

  • Bernal Leon Gómez, J. (1987). Introducción a la edición facsimilar de: DIEGO MENDOZA PÉREZ. Vocabulario gramatical [1884 J. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo, pp. XV-CXIII.
  • Mendoza Pérez, D.(1936) Sociología. 2a ed.: Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 1962. 3a ed.: 1982.
  • Mendoza Pérez, D. (1994). Evolución de la sociedad colombiana: ensayos escogidos. Compilación, introducción y bibliografías, Gonzalo Cataño. Bogotá: Universidad Externado de Colombia.

Enlaces relacionados en Banrep cultural

[1] Lea el texto "Memorias de Aquileo Parra", en donde se hace referencia a la vida de Diego Mendoza Pérez. [2] Consulte el libro Testimonio de un pueblo, de Otto Morales Benítez, en donde se menciona el libro de Mendoza Pérez Ensayo sobre la Evolución de la propiedad.