Elisa Mújica


Elisa Mújica
Información
Nombre Elisa Mújica
Fecha de nacimiento 01/21/1918
Nacionalidad Colombiana
Ocupación Escritora, Periodista
País de nacimiento República de Colombia
Ciudad de nacimiento Bucaramanga
País de fallecimiento República de Colombia
Ciudad de fallecimiento Bogotá
Fecha de fallecimiento 27/03/2003
Images


Biografía

Escritora santandereana (Bucaramanga, enero 21 de 1918 - Bogotá, 27 de marzo de 2003). Elisa Mújica vivió en el centro de Bogotá durante 23, frente a la Academia Colombiana de la Lengua y cerca del antiguo barrio de La Candelaria, sobre el que escribió con el especial cariño, como sabía dedicarle a lo que amaba, fuera su escritura, sus amigos o la preparación del pesebre de Navidad. El apellido familiar de origen vasco tiene acento grave, pero en algún momento de su vida Elisa decidió convertirlo en palabra esdrújula porque le sonaba mejor. Desde los ocho años se trasladó a Bogotá con su familia y a los catorce años tuvo que empezar a trabajar para ganarse la vida y ayudar a los suyos.

Inicios

El Ministerio de Comunicaciones fue su primer lugar de trabajo. Fue secretaria privada de Carlos Lleras Restrepo de 1936 a 1943, y secretaria de la Embajada de Colombia en Quito de 1943 a 1945. Su interés por la escritura comenzó pronto: escribía novelas en el colegio a los once años. Más tarde, en el tiempo libre que le dejaba la oficina, desarrolló su carrera literaria; como ella dice, robándole minutos a las horas que había vendido. Comenzó publicando artículos y cuentos en la prensa de Bogotá. Su primer cuento, "Tarde de visita", apareció en El Liberal el 16 de noviembre de 1947. Es un texto de crítica social que la autora no incluyó en sus colecciones posteriores. Su primer artículo publicado en El Tiempo, "Marcelina: Una amiga de Balzac", es un comentario sobre la biografía de Marcelina Desbordes-Valmore de Stefan Zweig.


Durante casi 30 años, Elisa Mújica siguió publicando comentarios de libros y artículos sobre temas culturales y literarios en Colaboró en la mayoría de revistas y periódicos culturales del país. Sus temas incluyen aportes tan interesantes como la serie de entrevistas “Las esposas de los escritores” (por ejemplo, la que le hizo a Beatriz Castañeda de Téllez, publicada en el suplemento literario de El Tiempo, el 29 de octubre de 1950) o las notas de su viaje a Italia, publicadas por entregas en el Suplemento Dominical de El Espectador en 1952. Su viaje a Quito la marcó por varios motivos. Allá escribió su primera novela, Los dos tiempos (1949), se hizo marxista y vivió como revolucionaria.

Cambio de pensamiento

En España en 1957, después de la invasión a Hungría, consideró que el comunismo era un engaño y pasó por lo que ella considera una conversión, sustentada por la lectura de Santa Teresa de Jesús. Regresó al catolicismo y en él ha estado acompañada de Santa Teresa, la Madre Castillo, Gabriela Mistral y tantas otras figuras preocupadas por el sentido de la vida y de la muerte. Durante su residencia en Madrid, de 1952 a 1959, apareció su primera colección de cuentos, Ángela y el diablo (1953), preparó la edición de Aguilar de Reminiscencias de Santa Fe y Bogotá de José María Cordovez Moure (1957) y escribió Catalina, su segunda novela, que se publicó en 1963. Fue ayudante de José Pérez de Barradas en la redacción y publicación de la obra Orfebrería prehispánica de Colombia, sobre el Museo del Oro de Bogotá.

Trabajo periodístico

Por su trabajo periodístico conoció y frecuentó a sobrevivientes de la Generación del 98 que vivían en Madrid, como Pío Baroja y Azorín, y a otras figuras literarias como Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Camilo José Cela y Pedro Laín Entralgo. Fue la primera mujer gerente de banco, otro aspecto de sus complejas experiencias. A su regreso al país, de 1959 a 1962, estuvo a cargo de la dirección de la agencia de la Caja Agraria en Sopó (Cundinamarca), y de 1962 a 1967 fue directora de la Biblioteca de la Caja Agraria. Su dedicación a la literatura le permitió sentirse siempre acompañada y buscar espacios de creación y reflexión, en cualquier circunstancia de su vida.

Publicaciones

De su obra han sido publicados ensayo, crónica, crítica y comentarios culturales, literatura infantil, ediciones prologadas y anotadas de clásicos colombianos, novelas y colecciones de cuentos: lo que por una parte refleja versatilidad, por otra indica largas interrupciones y cambios de rumbo no necesariamente planeados, que tal vez esconden los conflictos de escribir en América Latina, de escribir en Colombia y de escribir siendo mujer. En 1982 fue elegida miembro correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua. El 18 de noviembre de 1984 tomó posesión como miembro de número de la Academia Colombiana de la Lengua, y fue la primera mujer que alcanzó esta posición en Colombia.


El 30 de noviembre del mismo año fue acogida en votación secreta y unánime como miembro correspondiente hispanoamericano de la Real Academia Española. Recibió numerosos premios y homenajes, y su nombre es conocido en los círculos culturales de país. Sin embargo, a pesar de ser una de las escritoras colombianas que más se distinguiera en el siglo XX, sus novelas y cuentos no se han reeditado y poco se leen. Además de los libros ya citados, se han publicado las colecciones de cuentos Árbol de ruedas (1972;) y La tienda de imágenes (1987), y la novela Bogotá de las nubes (1984). Su obra de ficción quedó prácticamente inédita, por falta de lectores y colegas que se prestaran a su lectura e interlocución. De allí decide dedicarse al ensayo y a la literatura infantil y continuó trabajando en cuentos y ensayos. Con su sentido de autocrítica, al hablar de su obra observó: “He hecho lo que he podido. Muchos creemos que ha hecho mucho más de lo que su momento y su medio le permitieron”. Si gran parte de su obra está por leer, lo que conocemos y lo que más se ha divulgado en el país le ha enseñado a una generación una serie de significativos valores: amor a la literatura, responsabilidad, trabajo, dedicación y la práctica de un lenguaje claro, limpio, de estructuras controladas e imágenes poéticas, donde lo más complejo e investigado parece simple y diáfano. Elisa Mújica en Colombia ha sido un modelo del arte de escribir bien.

Montserrat Ordoñez

  • Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

BibliografÍa

  • Araújo, H. "Siete novelistas colombianas". En: Manual de literatura colombiana. Bogotá, Procultura y Planeta, 1988, tomo II, pp. 409-462. Reproducido como: "Mujeres novelistas", en: La Scherezada criolla. Ensayos sobre escritura femenina y latinoamericana. Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1989, pp. 125-160.
  • Cobo Borda, J,G. (1988). "Bogotá visto con ojos de mujer". Correo de los Andes, N 34-35 (octubre-diciembre 1985), pp. 145147.
  • Ordoñez, M. "Elisa Mújica novelista: Del silencio a la historia por la palabra". Revista de crítica literaria latinoamericana, Vol. XIII, N- 26 (Lima, 1987), pp. 123-136. Reproducido como: "Elisa Mújica: El recuerdo de Catalina", en: MARÍA CRISTINA LAVERDE y LUZ HELENA SÁNCHEZ (Eds.) Voces insurgentes. Bogotá, Fundación Universidad Central y Servicio Nacional de Información, 1986, pp. 47-67.
  • Truque, S,N. (1988). (Comp) Elisa Mújica en sus escritos. Bucaramanga: Fusader.

Enlaces relacionados en Banrep cultural

[1] Consulte el texto "Raíces del cuento popular en Colombia" de Elisa Mújica, publicado en "El mausoleo iluminado: antología del ensayo en Colombia" de Óscar Torres Duque.

[2] Consulte el texto "El secreto de la estatua" de Elisa Mújica, publicado en el libro Antología de los mejores relatos infantiles.

[3] Lea el libro Novelas y cuadros de costumbres de Eugenio Díaz, recopilado por Elisa Mújica.


¡Más para explorar en Banrepcultural!