Gonzalo Mejía


Gonzalo Mejía
Información
Nombre Gonzalo Mejía
Fecha de nacimiento 31/05/1884
Nacionalidad Colombiana
Ocupación Empresario
País de nacimiento Estados Unidos de Colombia actual República de Colombia
Ciudad de nacimiento Medellín
País de fallecimiento República de Colombia
Ciudad de fallecimiento Medellín
Fecha de fallecimiento 05/08/1956
Images


Biografía

Empresario antioqueño (Medellín, 1884 - mayo 6 de 1956). Gonzalo Mejía fue pionero en Colombia, a principios del siglo XX, de empresas y proyectos muy vanguardistas para su época: líneas aéreas, aviación internacional, aeropuertos, deslizadores acuáticos, producción de cine y distribución de películas, flotas de taxis urbanos, carreteras a la selva del Darién; por eso se le ha identificado como el "fabricante de sueños". No tuvo que amasar una fortuna; Luis Mejía Santamaría, su padre, lo hizo por él, comerciando activamente con Jamaica. Sus otros tíos, la mayoría solteros y sin descendencia, también le heredaron cuantiosas fortunas. Por ello, pudo dedicar todo su tiempo a materializar sus sueños.

Trayectoria empresarial

Su contacto directo en París con los inicios de la aviación, lo motivó a inventar y desarrollar con técnicos franceses un vehículo que denominó deslizador, gracias al cual buscaba reducir a dos días el viaje que una embarcación a motor hacía en diez entre Puerto Berrío y Barranquilla, navegando por el río Magdalena. Con una flotilla de varios deslizadores, que fue perfeccionando en los Estados Unidos, creó una empresa para transportar pasajeros y correo. Por su mayor eficiencia y rapidez, la aviación desplazó los deslizadores. Pero en 1919, junto con Alejandro Echavarría, fundador de Coltejer, constituyó la Compañía Colombiana de Navegación Aérea, equipada con aviones franceses Farman 40, de madera y lona. Debido a la precariedad de las aeronaves y a los accidentes, la compañía debió liquidarse en 1920.


No obstante, se constituyó en una de las primeras empresas comerciales de aviación en el mundo, y en pionera del correo aéreo en Colombia. En 1932 Mejía concertó con la aerolínea norteamericana Pan American World Airways -Pan Am-, la constitución de la Compañía Urabá Medellín Central Airways (UMCA) para prestar el servicio de carga, correo y pasajeros con aviones DC-3, en la ruta Medellín-Panamá con escala en Turbo. Paralelamente, inició el reconocimiento del valle de Aburrá, donde debería construirse el aeropuerto Olaya Herrera. Logró que el Concejo de Medellín aceptara su propuesta de una pista de tierra de 947 metros de longitud. Su lucha continuó hasta lograr, en 1947, la construcción de una pista asfaltada de 2 kilómetros, contigua a un moderno terminal de pasajeros, luego de intensos debates en contra, promovidos hasta por gente que nunca había volado.

Avianca

En 1940, con los aviones de SACO y SCADTA se creó Avianca; el 75% de las acciones de esta fueron adquiridas por la UMCA con respaldo financiero de Pan-Am. Así Gonzalo Mejía se convirtió en el primer gerente de Avianca; UMCA se liquidó en 1947. Su obsesión por las comunicaciones lo convirtió en el abanderado de la carretera al mar (Medellín -Turbo- Necoclí), desde su iniciación en 1926 hasta su terminación en 1951. Fue una ardua labor cívica y publicitaria a través de prensa y conferencias por todo el país, a su costa y riesgo, con la consigna de que con esa vía de 408 kilómetros se lograría la colonización de Urabá y se dotaría al país de una alternativa portuaria en el Caribe, más cercana a las principales ciudades del interior. Seguidamente empezó a promocionar el trazado y construcción de una gran autopista entre Medellín y Bogotá, extensión lógica de la concluida carretera al mar, proyecto que lideró hasta su muerte. No vio su iniciación, pero dejó su idea enquistada en la opinión pública y en la clase dirigente.

Otros logros empresariales

En 1907 trajo de Francia el segundo automóvil que llegó a Medellín. En 1929, en plena recesión económica mundial y con el poco capital que le quedó luego del desplome de las acciones de todas sus compañías, fundó Tax Imperial, la más grande empresa de taxis de la ciudad por cerca de 20 años. En 1951 fundó Gonzalo Mejía y Compañía (GOMECO), que por más de 30 años distribuyó y representó en Colombia los camiones de la General Motors, y más adelante, otras marcas como Hillman, Oldsmobile y Buick. Dinero en función de hacer realidad los sueños. Este lema se hizo más palpable en el proyecto del gran teatro Junín-Hotel Europa (Edificio Gonzalo Mejía), encargado al arquitecto modernista belga Agustín Goovaerts en 1921, e inaugurado en 1924 con la presentación de la película La Sombra. Con sus 4.500 localidades, fue en su época uno de los cuatro teatros más grandes del mundo. El Junín fue consecuencia de la Compañía Cinematográfica Antioqueña, que Mejía creó en 1914 para distribuir con exclusividad en Colombia películas de varias compañías de Hollywood y México, que también eran exhibidas por la empresa con proyectores de manivela, transportados de pueblo en pueblo. Luego de conocer esta industria de cerca en los Estados Unidos, Mejía comprendió que el cine sería un negocio próspero, producto de gran consumo, barato y multitudinario. Para mantener bien abastecida a la distribuidora, organizó la Compañía Filmadora de Medellín, probando suerte como productor. Filmó su primera película, Bajo el cielo antioqueño, en 1924.

Cine Colombia

Él y su esposa Alicia Arango, debutaron como actores en los papeles estelares. El reparto se hizo entre miembros de la alta sociedad de Medellín, que tuvo como escenarios, durante siete meses de trabajo, su ambiente cotidiano. Tal vez ha sido una de las películas colombianas más taquilleras y una de las mejor logradas en la historia del cine nacional. Con otros inversionistas, Mejía fundó en 1927 la sociedad anónima Cine Colombia, con el objeto de comprar o alquilar la mayoría de los teatros del país y adquirir un alto porcentaje de los derechos de exhibición dados por las empresas productoras extranjeras. El proyecto de monopolización, llevado a cabo meticulosamente para no disparar el precio de concesiones e inmuebles, consiguió absorber compañías bogotanas, cartageneras, antioqueñas, barranquilleras y vallunas, como Di Domenico, Cine Bolívar, Teatro Rialto, Circo Teatro España y muchas otras. La divulgación de las negociaciones y el capital invertido por la nueva empresa, mantenidas en secreto mientras se concretaban, pusieron en evidencia una de las transacciones múltiples más grandes que se habían hecho hasta entonces en el país.


Mejía debió vender su parte en esta empresa, acosado por los acreedores, con motivo de la caída del precio de las acciones que generó la crisis mundial en 1929. Fundaría más adelante la empresa distribuidora El Circuito Antioquia, para lo cual construyó y adquirió varios teatros, destinados a la exhibición de películas. Con respecto a esta industria y a casi todos los proyectos planteados por Gonzalo Mejía, se nota aún su vigencia y acertado juicio a pesar de la precocidad que los caracterizó.

Colonización de Urabá

Hoy la colonización de Urabá es una realidad palpable; la comunicación por autopista de seis carriles entre Bogotá y Medellín, una necesidad sentida; Su biógrafo, Héctor Mejía Restrepo, lo define como un pionero de las cosas nuevas. Afirma que su fuerte era promover negocios, no acumular fortuna, ya que gastar agradablemente el dinero es el mejor estímulo para el trabajo. A pesar de su amistad con grandes figuras de la política y varios presidentes, nunca militó en partidos políticos: no fue liberal, ni conservador. Mejía no hacía política, sólo civismo, aunque muchos de sus proyectos hagan pensar lo contrario.

Luis Fernando Molina

Parientes

Luis María Mejía Santamaría (Padre).

Zoraida Trujillo Escobar (Madre).

Bibliografia

  • Mehía Restrepo, H. (1984). Don Gonzalo Mejía, 50 años de Antioquia. Bogotá: El Sello Editores.

Enlaces relacionados en Banrep cultural

[1] Consulte el texto "Agustín Goovaerts: representante de la arquitectura modernista en Colombia", en donde se hace mención al Edificio Gonzalo Mejía, construido en Medellín en honor al empresario.

[2] Lea la reseña "Pavor al tedio" del libro Gonzalo Mejía: 50 años de Antioquia, escrita por Ángela Pérez.

[3] Lea la entrevista a Gonzalo Acevedo, en donde menciona los aportes de Gonzalo Mejía al cine colombiano.


¡Más para explorar en Banrepcultural!