Luis Nieto Arteta


Luis Nieto Arteta
Información
Nombre Luis Nieto Arteta
Fecha de nacimiento 09/06/1913
Nacionalidad Colombiana
Ocupación Historiador
Primaria Escuela barrial de San José en Barranquilla
Bachillerato Colegio San José
País de nacimiento República de Colombia
Ciudad de nacimiento Barranquilla
País de fallecimiento República de Colombia
Ciudad de fallecimiento Barranquilla
Fecha de fallecimiento 10/04/1956
Profesionales Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Colombia
Images


Biografía

Historiador nacido en Barranquilla, el 9 de junio de 1913, muerto en la misma ciudad, el 10 de abril de 1956. Luis Eduardo Nieto Arteta realizó sus estudios primarios en la escuela del barrio San José de Barranquilla; el bachillerato lo cursó en el Colegio San José. La formación intelectual de esos primeros años fue exigente, pues su padre se encargó no sólo de que asimilara bien los conocimientos recibidos en el colegio, sino de que los complementara por iniciativa propia. Las materias en las que sobresalió fueron filosofía, historia, cultura grecolatina, literatura española y novela romántica europea, que unidas a su indudable vocación, le suministraron una técnica depurada y amena.

Periodo estudiantil y primeros trabajos

Entre 1931 y 1935 Nieto Arteta cursó estudios de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Bogotá. Se inició, entonces una época intelectual muy importante dentro de su formación: la época marxista. Además de escribir, a partir de 1932, algunos artículos destinados inicialmente a la Revista Jurídica, participó activamente en luchas estudiantiles reivindicativas de corte liberal. En 1933, junto con Diego Montaña Cuellar y otros estudiantes de la Facultad de Derecho, ubicada en el claustro de Santa Clara, encabezó la "Revolución del Sapolín", que pedía reformas fundamentales en el reglamento interno de la rígida escuela.


Así mismo, hizo parte de la comisión de agitación interna, que se entrevistó con el presidente Alfonso López Pumarejo y le mostró la importancia de una transformación en la política universitaria. Hasta ese momento Nieto Arteta había militado en el partido liberal y en la Unión Izquierdista Revolucionaria (UNIR), liderada por Jorge Eliécer Gaitán; sin embargo, al no encontrar sino un eco parcial a muchos de sus planteamientos, decidió fundar con otros compañeros el Grupo Marxista. Desde allí, Nieto pudo concebir el marxismo no sólo como un arma para la lucha política, sino también como un método universal mediante el cual se podía estudiar cualquier realidad histórica y social, sin importar las condiciones específicas de cada situación.


Al terminar sus estudios de Derecho, aún sin graduarse, Nieto Arteta fue nombrado por el presidente López secretario cultural de la Embajada de Colombia en España, cargo que ocupó durante todo el año 1936, hasta el estallido de la Guerra Civil Española. Este contacto con uno de los hechos más significativos de la historia contemporánea debió influir en su vida posterior y le permitió profundizar sus lecturas. De regreso a Bogotá, Nieto Arteta se dedicó, durante el año 1937, a preparar, bajo la dirección de Eduardo Zuleta Ángel, su tesis de grado: "De Lombroso a Pende". Sustentada ante Gerardo Molina, Germán Arciniegas y Juan F. Mujica, la tesis trataba sobre la personalidad del delincuente y el crimen como fenómeno social y, por lo tanto, explicable de acuerdo con las leyes sociales generales. Con esta disertación, Nieto obtuvo los máximos honores académicos y se graduó el 22 de febrero de 1938. Comenzó entonces, una nueva etapa intelectual y laboral en la vida de Luis Eduardo Nieto Arteta. Abandonó parcialmente el marxismo y se dedicó más al campo de la filosofía, prestando especial interés a las corrientes fenomenológicas y a la filosofía del derecho.


Entró a trabajar en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde ocupó diferentes cargos en el Departamento de Asuntos Económicos y Comerciales y en el de Organismos Internacionales. En calidad de jefe del último, viajó con la delegación colombiana a la conferencia de San Francisco, donde se redactó la carta que dio nacimiento a la Organización de las Naciones Unidas. Ocasionalmente se ocupó de la cátedra universitaria; entre 1941 y 1942 fue profesor de la Escuela Normal Superior, pero allí, donde se había dado el primer gran impulso a las ciencias sociales, Nieto no tuvo mayor influencia.

Publicaciones

En 1941 Nieto Arteta publicó el más conocido de sus libros, Economía y cultura en la historia de Colombia, iniciado en 1938; algunos de los capítulos de este libro habían aparecido en el diario El Tiempo, en la Revista de las Indias, en El mes económico y financiero y en la revista Nosotros, de Buenos Aires, entre 1938 y 1940. En esta obra, que ha tenido varias ediciones (1962, 1970, 1973, 1975 y 1985) y con la cual la historia de la economía encontró su primera manifestación clara dentro de la historiografía colombiana, se aprecia la transición de Nieto; por una parte, es un ensayo de aplicación del método marxista a la investigación y comprensión de la historia colombiana en el siglo XIX, con el cual Nieto rompió con la historiografía académica tradicional, llena de fechas y anécdotas y totalmente heroica, sin ningún tipo de análisis; y por otra, representa una innovación en la búsqueda y utilización de fuentes, pues Nieto trabajó sobre las Memorias de Hacienda. (no se sabe si es un escrito o directamente que sus fuentes eran personas de haciendas…)Sin embargo, la obra cae en cierto esquematismo; en el planteamiento de problemas fundamentales para la comprensión del siglo XIX colombiano (la sustitución de una economía colonial por una economía liberal de tipo capitalista) ofrece respuestas esquemáticas y a veces francamente erradas, que, no obstante, iban en dirección correcta.


También en 1941, Nieto terminó otro trabajo: Lógica, fenomenología y formalismo jurídico, en el que criticó el racionalismo que alimentaba el pensamiento del tratadista francés François Gény. Tres años después publicó La interpretación de las normas jurídicas, en el que hizo una exposición crítica de la obra del austríaco Hans Kelsen. Aun ocupando cargos en el gobierno, Nieto Arteta continuó colaborando con varios periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Escribió para La Razón, El Espectador, El Pueblo, El Liberal, La República, Diario del Caribe, Revista del Colegio de Abogados, y en las revistas de las Universidades Pontificia Bolivariana, de Antioquia, de América, del Cauca, del Rosario y Nacional de Colombia.


Así mismo, colaboró con Sábado, Colombia en cifras, La Ley (Buenos Aires), Universidad (Santafé, Argentina), Noticia de Colombia (México) y El Trimestre Económico (México). En ocasiones utilizó seudónimos, los más corrientes fueron: Enrique Liedo y Antonio Torres Mendoza. En 1947 Nieto Arteta fue nombrado consejero de la Embajada de Colombia en Río de Janeiro; allí tuvo oportunidad de asistir a la Conferencia Interamericana para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad del Continente, reunida en Petrópolis, con la asistencia del presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, donde se aprobó el Tratado de Río, que consagraba la asistencia recíproca en caso de ataque a uno de los países del área. Nieto aprovechó su permanencia en Río de Janeiro para terminar de escribir dos libros más: Lógica y Ontología, iniciado en 1945, terminado en 1948 y publicado sólo en 1960; y El café en la sociedad colombiana, que se publicó póstumamente en 1956 y que, al igual que Economía y cultura, ha tenido varias ediciones (1958, 1971 y 1975).

Últimos días

En mayo de 1949, Nieto se retiró de la delegación colombiana en el Brasil y pasó a ocupar el cargo de jefe del Departamento Comercial de la embajada en Argentina, donde tuvo una permanente vinculación con los principales círculos intelectuales de Buenos Aires. En agosto de 1952 fue destituido. A su regreso al país, Nieto Arteta tuvo que enfrentar una situación económica difícil; sus ingresos se redujeron a unas pocas clases que dictaba en la Facultad de Economía Industrial y Comercio del Gimnasio Moderno, y en la Universidad de los Andes. Retornó a Barranquilla, su ciudad natal, donde obtuvo un cargo en el Tribunal Superior. Pese a las precarias condiciones de la vida intelectual de "la Arenosa", Nieto se dedicó a agitar el ambiente de su patria chica. Organizó seminarios de filosofía del Derecho, y escribió una columna en El Heraldo sobre filosofía; pero la situación le era cada vez más adversa y la gente lo consideraba loco. El 10 de abril de 1956, Luis Eduardo Nieto Arteta se suicidó [Ver tomo 5, Cultura, pp. 58, 164; y tomo 8, Economía, pp. 97-102].

José Eduardo Rueda Enciso

  • Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

Bibliografia

  • Cataño, G. (1983). "Luis E. Nieto Arteta: España 1936". Ideas y Valores, N°- 63 (diciembre 1983), pp. 141-157.
  • Cataño, G. (1991). "Luis E. Nieto Arteta: del derecho penal al derecho civil". Ideas y Valores, N°85-86 (agosto 1991), pp. 51-70.
  • Cataño, G. (1991). "Luis Eduardo Nieto Arteta. 50 años de la publicación de Economía y cultura". Credencial Historia, N-° 22 (octubre 1991).
  • Melo, J,O. (1988). "La literatura histórica en la República". En: Manual de literatura colombiana. Bogotá: Procultura Planeta, tomo n, pp. 589-664.
  • Ford, F. (1985-1986). "Acerca de las interpretaciones socio-económicas de la política en la. Colombia del siglo XIX: variaciones sobre un tema". Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, N°- 13-14, pp. 91-151.


Enlaces relacionados en Banrep cultural

[1] Lea la Bibliografía de Luis E. Nieto Arteta publicada en el Boletín Cultural y Bibliográfico, Número 45, 1997-1998.

[2] Consulte el artículo "Luis Eduardo Nieto Arteta: 50 años de la publicación de Economía y Cultura".

[3] Lea el texto "Tu eres la vida" de Adolfo Meisel Roca en el Boletín Cultural y Bibliografico Vol 31, núm. 37 de 1994.