Agustin De Valencia Pedro

Empresario y político colonial caucano (Popayán, 1711 - marzo 17 de 1788). Nacido en el hogar del malagueño Pedro de Valencia y Aranda, hidalgo español, y de la payanesa doña María Josefa Fernández del Castillo, descendiente del gobernador Francisco de Mosquera y Figueroa, casó en 1739 con la santandereana Jerónima Rosa Sáenz del Pontón, con quien tuvo diecisiete hijos. Hombre dotado de un talento privilegiado, de carácter fogoso y perseverante, poseía además una instrucción y conocimientos poco comunes en el virreinato neogranadino del siglo XVIII.

Adquirió una fortuna considerable, proveniente de las minas, haciendas y otras propiedades que poseyó. Pedro Agustín de Valencia estableció la Casa de Moneda de Popayán en 1748, con grandes erogaciones y venciendo toda clase de obstáculos. Para el funcionamiento de esta casa, Fernando VI le concedió licencia fechada el 15 de agosto de 1749, y por la cuantiosa suma de dinero invertida en esa empresa, el rey lo nombró tesorero de la misma a perpetuidad.

Corría 1752, y ya estaba pronta la materia prima para empezar a acuñar moneda de cordoncillo, cuando ordenó el virrey desde Santafé suspender los trabajos, a instancias de la viuda de José Prieto de Salazar, fundador de la casa similar de la capital. Allí se dirigió Valencia, con toda la ciudad en su contra, especialmente los oidores y el propio virrey, razón por la cual se llevó el pleito a España. Por una cédula de 1758, se ordenó abrir la casa en los mismos términos de 1749, e inmediatamente comenzó labores.

Sin embargo, por nuevas gestiones de Santafé, a los cuatro años volvió a clausurarse, dejando a salvo el derecho de reclamar perjuicios. El 11 de septiembre de 1763, Pedro Agustín de Valencia le dio poder a su hijo Francisco y lo envió a la Corte española en compañía de su yerno, Pérez de Arroyo; éstos lograron que en 1768 se reabriese la casa. Cuando Valencia comenzaba a recuperar la cuantiosa inversión que le importó la erección de la Casa de Moneda, recibió real cédula, fechada el 12 de septiembre de 1770, en la cual se incorporaba la casa a los bienes de la Corona y que tuvo cumplimiento el 30 de enero siguiente.

Dejósele a Valencia el empleo de tesorero, con dos mil pesos anuales y pago de gastos hechos, con promesa de proteger la familia y especialmente a Francisco, que se había radicado en Madrid. Para Joaquín se creó el derecho a suceder al padre en la Tesorería. Atendiendo a una solicitud suya, se le jubiló con medio sueldo y Joaquín lo sucedió en el cargo, con los dos mil pesos en 1784. Francisco logró que el rey lo reconociera por los gastos que hiciera su padre en la fundación de la Casa de Moneda y por los perjuicios que éste sufrió durante las dos suspensiones.

Esta suma se le reconoció a un rédito de cinco por ciento anual y en esa virtud, por cédula del 3 de agosto de 1787, se restableció la tesorería completamente libre y a perpetuidad para mayorazgo de la familia, lo cual quedó constando en escritura del 13 de septiembre, aprobada por cédula del 17 de enero de 1788. El mayorazgo había sido instituido por los esposos Valencia-Sáenz del Pontón, el 7 de junio de 1786, en favor de Francisco y sus descendientes, refiriendo los varones a las hembras, por cuatro mil pesos de la Tesorería y los mil restantes serían para un montepío destinado a los numerosos descendientes de los hermanos del fundador.

A falta de Francisco y sus hijos, gozarían del mayorazgo los otros hijos de Pedro Agustín de Valencia. El 26 de junio de 1787, los citados cónyuges revocaron lo del montepío y otorgaron lo cinco mil pesos a Francisco. Don Pedro fue síndico procurador general de Popayán en 1738 y juez de residencia del gobernador Zelaya en 1777. Otras de sus ejecutorias se dirigieron a apoyar y fomentar toda clase de obras públicas para su ciudad y fuera de ella.

Donó para la construcción del magnífico templo de San Francisco de Popayán el sitio en que se edificó, comprando la casa y el solar que allí existían, tal y como reza en un documento original fechado en 1763: Don Pedro Agustín de Valencia, Tesorero de la Real Casa de Moneda de esta ciudad, hizo donación irrevocable de la casa y sitio que compró a don Sebastián Lanchas con la precisa condición de que en él se erigiese una iglesia, más capaz y decente que la que hoy tiene dicho Colegio de Misiones,>.

Además, costeó toda la nave derecha del mismo templo, que dotó con valiosas alhajas, con el órgano y con la gran campana que tiene en su torre, la cual fue fundida en la misma Casa de Moneda. Costeó el acueducto que proveyó de agua a toda la ciudad; a él se le debe el beneficio de la cera de laurel (Mirica parvif lora) de la que se fabrican bujías.

También se ocupó de numerosas obras sociales, como otorgar a diferentes conventos de la ciudad capitales a censo y donaciones, como la otorgada en favor de la comunidad franciscana y que aparece consignada en su testamento, con fecha del 19 de julio de 1786: Lego los dos espejos grandes que tiene la casa, son destinados para en parte de adorno el camarín de el santo; lo que verificarán mis albaceas, en el caso de no estar ejecutado antes de mi fallecimiento.

Y lo mismo con el relicario de reliquias y lignuncrucis grande que contiene, engastándole, lo mejor que se pueda, en plata>,. Pedro Agustín de Valencia, que en su época fue el miembro más sobresaliente de su familia y uno de los hombres más notables de Popayán y del Virreinato, murió el 17 de marzo de 1788, cuando se ocupaba en promover, fundando compañías anónimas, la explotación de 1as minas de plata. Cedió veintidós mil pesos con sus réditos y diez mil más de costas al Seminario, sumas que tenían que serle devueltas de un legado de Cristóbal Botín.

MARÍA ALEXANDRA MÉNDEZ VALENCIA

Bibliografía

Arboleda, Gustavo. Diccionario biográfico y genealógico del antiguo Departamento del Cauca. Bogotá, Librería Horizontes, 1962. Aragón, Arcesio. Popayán. Popayán, Imprenta del Departamento, 1930.

Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.


¡Más para explorar en Banrepcultural!