Juan Fernández de Sotomayor


Juan Fernández de Sotomayor
Información
Nombre Juan Fernádez de Sotomayor
Fecha de nacimiento 02/11/1777
Nacionalidad Neogranadino
Seudónimo El cura de Mompos
Ocupación Eclesiástico
Primaria Colegio Seminario de San Carlos
Bachillerato Colegio de San Bartolomé
País de nacimiento Virreinato de Nueva Granada actual República de Colombia
Ciudad de nacimiento Cartagena de Indias
País de fallecimiento República de la Nueva Granada
Ciudad de fallecimiento Cartagena de Indias
Fecha de fallecimiento 19/03/1849
Profesionales Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario
Images


Eclesiástico patriota nacido en Cartagena de Indias. Conocido como “el cura de Mompós”, fue el autor del Catecismo o Instrucción popular, por el cual fue perseguido por la Inquisición de Cartagena y por el Régimen del Terror, debido a su contenido independentista y patriota. Entre otros cargos fue representante al Congreso, rector del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y Obispo de Cartagena.

Biografía

Eclesiástico patriota nacido en Cartagena de Indias, el 2 de noviembre de 1777, muerto en la misma ciudad, el 19 de marzo de 1849. Conocido en la historia de Colombia como “el cura de Mompós”, el más revolucionario de la Costa Atlántica en la época de la Independencia. Monseñor Juan Fernández de Sotomayor fue el autor del Catecismo o Instrucción popular, que sintetiza la teoría de la independencia de América. Perseguido por la Inquisición de Cartagena y por el Régimen del Terror, representó el pensamiento y la acción del clero patriota de la provincia neogranadina en la Independencia. Hijo de Marcos Fernández de Sotomayor y María Anselma Picón, aprendió sus primeras letras bajo la dirección del padre Anselmo José de Traga, en el colegio Seminario de San Carlos de Cartagena. Culminó sus estudios secundarios en el Colegio de San Bartolomé en Santafé, y los universitarios en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario.

Estudios

Estudió derecho civil y canónico, teología, dogmática y moral, bajo la dirección de sus profesores Camilo Torres, Tomás Tenorio y el presbítero Fernando Caicedo y Flórez, entre otros. El obispo Jerónimo Gómez de Liñán lo ordenó sacerdote en Cartagena de Indias, el 16 de enero de 1801. Fue nombrado profesor de Jurisprudencia civil y canónica en el Seminario de Cartagena y cura párroco de Trirana entre los años 1802 y 1804. En 1804 fue designado cura párroco de Mompós, curato que desempeñó hasta 1815, adelantando siempre una intensa actividad social y patriótica. En una de sus actividades revolucionarias, en la noche del 5 de agosto de 1810, monseñor Fernández alentó, desde el templo, al pueblo de Mompós contra el gobierno español.

Participación política

Los momposinos exigieron, entonces, la remoción de los cabildantes realistas y aclamaron a los criollos patriotas José María Salazar y José María Gutiérrez, rector del Real Colegio Universitario de San Pedro Apóstol de Mompós. Así, con el "Grito de Mompós", Fernández de Sotomayor hizo lo que un mes después haría en México el cura Miguel Hidalgo, el 16 de septiembre de 1810, con el llamado "Grito de Dolores". El 6 de agosto de 1810 el Cabildo de Mompós se adhirió a la Junta Suprema de Santafé, declaró la independencia del Consejo de Regencia y proclamó su independencia absoluta de España y de cualquiera otra dominación extranjera (es importante recordar que Mompós fue el primer pueblo de Colombia que declaró su independencia absoluta).


En representación de Mompós, "la Ciudad valerosa", Fernández de Sotomayor fue diputado por el Estado de Cartagena al Congreso General de la Unión en el año 1814. El cura patriota y revolucionario se manifestó en su pensamiento y acción cuando publicó en Cartagena de Indias el Catecismo o Instrucción popular, en 1814. Este catecismo revolucionario, que fue perseguido por la Inquisición de Cartagena, refuta los derechos o títulos de España sobre América, siguiendo las tesis del padre Francisco de Vitoria; critica la conquista hispánica en América, pues ella es el derecho que da la fuerza contra el débil; considera que la propagación del cristianismo no da tampoco el derecho a los españoles para su dominio sobre los pueblos americanos y, en síntesis, justifica la independencia y los derechos humanos:


«P. De quién dependía la América antes de la revolución de España?

«R. De sus reyes.

«P. ¿Esta sumisión o dependencia tenía algún fundamento o justicia?

«R. Ninguna tuvo en principio.

«P. ¿Qué títulos se han alegado para mantener esta dependencia?

«R. Tres, a saber: la donación del Papa, la conquista y la propagación de la religión cristiana.

«P. ¿La donación del Papa no ha sido un título legítimo?

«R. No, porque el vicario de Jesucristo no puede dar ni ceder lo que no ha sido jamás suyo, mucho menos en calidad de Papa o sucesor de S. Pedro que no tiene autoridad ni dominio temporal, y el imperio que le fue confiado al mismo S. Pedro y que ha pasado a sus legítimos sucesores ha sido puramente espiritual, como se evidencia por las mismas palabras que contienen la plenitud del poder apostólico».

Persecución política

Este Catecismo o Instrucción popular fue muy perseguido en el Régimen del Terror, por lo cual el padre Fernández de Sotomayor tuvo que ocultarse en Jamaica, y su curato de Mompós fue asignado al padre Gervasio del Toro, recomendado por el Pacificador Pablo Morillo. El padre Fernández de Sotomayor fue declarado por el obispo de Cartagena «reo de alta traición, perturbador de la tranquilidad pública, trastornador del orden, enemigo declarado de nuestro legítimo soberano el señor don Fernando VII; y como tal se le desafuera, para que la autoridad real y ordinaria lo castigue, según mandan las leyes, si llega a aprehenderlo».


El obispo de Cartagena le aplicó la pena de excomunión y sus escritos fueron quemados públicamente; entre ellos, su Catecismo o Instrucción popular, su "Sermón que en la solemne festividad del 20 de julio, aniversario de la libertad de la Nueva Granada, predicó en la Santa Iglesia Metropolitana de Santafé", publicado en 1815 en la Imprenta de Espinosa, y otros folletos sobre la libertad que escribió en el año 1815.Estos documentos se convirtieron en escritos subversivos y perseguidos en el Régimen del Terror, como también su autor. Cuando culminó la guerra de independencia, con el triunfo patriota, el padre Juan Fernández de Sotomayor fue restituido a su curato de Mompós, el cual ejerció de nuevo entre el 1 de agosto de 1821 hasta el 6 de diciembre de 1822.


Representó a Mompós en la Asamblea provincial y en ella fue nombrado representante al Congreso en el año 1823, curul que regentó hasta 1826. El 19 de diciembre de 1825 fue nombrado rector del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en Bogotá. Este mismo año participó en la Sociedad Bíblica de Colombia, a través de la cual se difundió el estudio de la Biblia y, a la vez, la penetración de la masonería en Colombia. Numerosos políticos y clérigos entraron a las primeras logias masónicas; sin embargo, cuando conocieron su filosofía libertaria, protestante y masónica, algunos como el padre Fernández de Sotomayor se retiraron de inmediato. En su actividad eclesiástica en Bogotá, fue nombrado canónigo doctoral en la Catedral Metropolitana en el año 1825; posteriormente, el 13 de julio de 1829 fue nombrado provisor y vicario general del Arzobispado, por el arzobispo Fernando Caicedo y Flórez.

Importancia de su labor

Este eclesiástico cartagenero representó la acción del clero patriota republicano en los orígenes y consolidación de Colombia, con representación política en el Congreso Nacional y eclesiástica en la Arquidiócesis de Bogotá. En 1828 el padre Fernández representó a Cartagena en la Convención de Ocaña y posteriormente en la Convención Granadina de 1832. El Congreso de la Nueva Granada lo eligió vicario apostólico de Cartagena en 1832; dos años después, en 1834, el Congreso Nacional lo eligió obispo de Cartagena, su ciudad natal. El nombramiento fue confirmado por la Santa Sede en el consistorio del 19 de diciembre de 1834.


En la Diócesis de Cartagena de Indias, el obispo Juan Fernández de Sotomayor realizó una importante labor: abrió los estudios eclesiásticos en el Seminario Conciliar; realizó visitas pastorales a cada una de las parroquias de su jurisdicción; se interesó por la organización de las cofradías parroquiales, por la erección de algunas capillas y por la reparación de los templos. En la misma forma, se preocupó por el fomento de las escuelas primarias, por la construcción de cementerios y por la educación patriótica, democrática, republicana y cívica de las nuevas generaciones granadinas. Gobernó la Diócesis de Cartagena de Indias hasta su muerte. Siempre será recordado por su fecunda obra clerical y patriota.


  • Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

Obras destacadas

  • Catecismo o Instrucción popular (1814).
  • Sermón que en la solemne festividad del 20 de julio, aniversario de la libertad de la Nueva Granada, predicó en la Santa Iglesia Metropolitana de Santafé (1815).

Bibliografía

  • Martínez Reyes, G. (1986). Cartas de los obispos de Cartagena de Indias durante el periodo hispánico, 1534-1820. Medellín: Academia Colombiana de Historia Eclesiástica.
  • Tisnes J, R,M. (1971). "El Clero y la Independencia". En: Historia Eclesiástica. Historia Extensa de Colombia, Vol. XIII, tomo 4. Academia Colombiana de Historia. Bogotá: Lerner.
  • Toscano Arteaga, L,E. (1879). "Un párroco ilustre". El Espectador, edición de la Costa, diciembre 22 de 1879.

Parientes

Marco Fernández de Sotomayor (Padre).

María Anselma Picón (Madre).