Geografía sistémica

Qué es

Saenz (1977) establece que la geografía sistemática es una respuesta a la crisis de la geografía regional impulsada desde finales del siglo XIX por la escuela francesa, influenciada por la obra de Vidal de la Blanche. Bajo esta idea, lo que se busca es establecer un método científico que permita la construcción de teorías más allá de documentos descriptivos, dando pie a una reinterpretación de la geografía determinista dando produciendo una ciencia orientada a los trabajos cuantitativos. Cabe adicionar que, esta aproximación entiende el espacio de “[…] modo relativo, pero al mismo tiempo el modo en que se producen los fenómenos que en él se dan también son relativo, es decir, están en relación a los distintos tipos de organización económica-social.” (Saenz, 1977: 357).

Ahora, ante las críticas asociadas a la relatividad de la idea espacial, que en palabras de Saenz permitirá el surgimiento de la geografía radical. Así, los postulados inician una transición hacia la idea de un espacio relacional, la cual se puede asociar a la teoría de los sistemas diseñada por el biólogo Ludwig von Bertalanffy que se refiere a una propuesta metodológica que pretende conocer la realidad a partir de la interacción entre los conjuntos que conforman un sistema. Este último será entendido como el grupo de elementos que conforman una unidad que funciona a partir de interrelaciones e interacciones entre ellos. Los elementos de un sistema están organizados para el adecuado funcionamiento del conjunto.

En el caso de la geografía la teoría será aplicada a al análisis de casos de geografía física, en los que a partir de conjuntos o espacios de características uniformes, se crean relaciones con otros. Esta corriente analiza el espacio como un geosistema, unidad dinámica entre las entidades bióticas: flora y fauna, antrópicas: el hombre, las sociedades y sus creaciones, y abióticas: atmósfera, relieve, suelos y agua. Estas unidades o subconjuntos son analizados en las diferentes interrelaciones que pueden efectuar entre sí y en los efectos que tienen sobre otros sistemas. En general esta metodología es útil para el análisis de problemas de geografía física, aunque dista de ser eficiente en geografía humana ya que tiene un marco conceptual muy reducido que limita la acción de las sociedades sobre el espacio.

¡Más para explorar en Banrepcultural!