Historia del pasaporte y del visado en Colombia

Cómo es

Cuando se va a emprender un viaje fuera del país donde uno vive, lo primero que se considera es conseguir y llevar el pasaporte, un documento cuya historia se remonta a épocas antiguas. En la Biblia hebrea se hace referencia en (Nehemías 2:7), atribuido a la época del Imperio Persa alrededor de 450 a.C. También en la Grecia antigua, los pasaportes circulaban en manos de diferentes ciudadanos con la debida autorización de las asambleas, con el fin de evitar maltratos por parte de las autoridades.

En Roma se utilizó como un permiso especial o autorización extraordinaria para que los bárbaros pudieran ingresar a su territorio. Al expandirse el Imperio, se desarrollaron grandes obras de infraestructura (como carreteras y un sistema de correos), lo que hizo crecer la migración, y por tanto se requirió establecer un control preciso de las personas que circulaban. Desde entonces, los pasaportes han funcionado como método de identificación personal, cuando se está en un territorio extranjero. Cuando un ciudadano romano quería viajar, o cumplir una misión ante el Estado, pedía un pasaporte para identificarse. En ese pasaporte, también llamado combina, ractoria, synthema, diploma o codicillo, estaba la información personal, el peso del coche o caballo que servía para movilizarse, los lugares por los cuales pasaría, el motivo del viaje y su duración.

En el Estado moderno, durante los siglos XVI y XVII, los países europeos comenzaron a usar los pasaportes debido a la expansión de sus territorios debida a procesos de conquista y colonización en Asia, África, Oceanía y América. Países como Alemania, Inglaterra y Francia comenzaron a exigir los pasaportes a todos los visitantes que arribaban a sus territorios para poder saber quién y por qué razón visitaba el país.

Ya en el siglo XX, el pasaporte se volvió un documento esencial a raíz de las guerras que se vivían en Europa. Así, en 1920, la Sociedad de las Naciones exigió a los países miembros que los requisitos para obtenerlo fueran más severos y estrictos. Desde entonces, el pasaporte ha servido como documento único de identificación personal e intransferible para viajar, previa autorización, a un país del extranjero.

En Colombia, la existencia de los pasaportes se remonta a 1824, cuando por ley se les exige a los ministros ordinarios expedir pasaportes a los colombianos que se encontraban fuera del país, con el objeto de que puedan salir de los respectivos países. A la vez, se exige a los cónsules expedir pasaportes para los extranjeros que pretendan visitar Colombia. A partir de 1845 se dispone por decreto, que el Ministerio de Relaciones Exteriores se encargue de la expedición de los pasaportes y de velar por todos los asuntos relacionados con la inmigración.

El 16 de junio de 2010, la cancillería colombiana atendiendo las disposiciones de la Organización Internacional de Aviación Civil, anunció el cambio en el pasaporte de los colombianos, el cual se debía ajustar a las regulaciones que operan en la Unión Europea y en otros 173 países. Desde el 1 de septiembre de 2015 los colombianos cuentan con un nuevo pasaporte de tecnología biométrica. Este documento tiene integrado un chip donde se almacenan las huellas digitales, la foto y la información del titular.

Colombia cuenta con cinco tipos de pasaportes:

  • Ordinario electrónico
  • Ejecutivo
  • Emergencia, se expedirá por siete meses cuando sea necesario salvaguardar derechos inalienables de la persona como son la vida, la salud y la integridad y que estén fundamentados en situaciones de extrema necesidad, fuerza mayor o caso fortuito.
  • Fronterizo, se expedirá a través de las misiones diplomáticas a los colombianos que se encuentren en Brasil, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.
  • Exento, se expedirá a través de las misiones diplomáticas por 30 días a los colombianos que estén en situación de: deportados, expulsados, repatriados, polizones, aquellos que tengan orden de autoridad competente para que le sea anulados su pasaporte actual y otras situaciones de fuerza mayor, caso fortuito o situaciones extraordinarias a juicio del cónsul colombiano.

Bibliografía

  • Salamanca, Luis Humberto (1959). Manual para el servicio exterior de Colombia. Publicación del Ministerio de Relaciones Exteriores. Bogotá.

Enlaces externos

Lo que debe saber del pasaporte colombiano.

Historia del pasaporte.

Cómo citar este texto

Subgerencia Cultural del Banco de la República. (2015). Historia del pasaporte y del visado en Colombia. Recuperado de: http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/ayudadetareas/politica/historia_pasaporte_y_visado_colombia


¡Más para explorar en Banrepcultural!