Luciano Jaramillo

Luciano Jaramillo
Información
Nombre Luciano Jaramillo
Fecha de nacimiento 29/11/1938
Nacionalidad Colombiana
Ocupación Pintor
Primaria Colegio de Celia Duque
Bachillerato L'École des Roches, en Normandía. Colegio Helvetia
País de nacimiento República de Colombia
Ciudad de nacimiento Manizales
País de fallecimiento República de Colombia
Ciudad de fallecimiento Bogotá
Fecha de fallecimiento 31/12/1984
Profesionales Realizó estudios de pintura y publicidad en L'École de Paul Colin de París
Hizo estudios de arte en la Academia La Grande Chaumire y en la Academia Julien de París
Images


Pintor caldense, que vivió en la década de los 90 y fue reconocido como uno de los artistas más representativos de la ola figurativa que surgió en los años sesenta en la pintura colombiana.

Biografía

Pintor caldense (Manizales, noviembre 29 de 1938 - Bogotá, diciembre 31 de 1984). Expresionista romántico, Luciano Jaramillo Trujillo fue uno de los personajes más representativos de la ola figurativa que surgió en los años sesenta en la pintura colombiana. La familia Jaramillo, compuesta por los padres, dos hermanos y una hermana menores, se trasladó a Bogotá en 1942. En 1943 Luciano Jaramillo entró a estudiar en el Colegio de Celia Duque (que luego se llamará Colegio Alfonso Jaramillo), y en 1951 la familia Viajó a Europa y se instaló en París.

Estudios

En 1952 Luciano entró con sus hermanos a estudiar interno en L'École des Roches, en Normandía. Aprovechando su estadía en Francia, realizó sus primeras visitas a museos, y así hizo sus primeros contactos con la pintura. Jaramillo se inició muy joven en las actividades artísticas. En 1954 pintó sus primeros cuadros: Niño pensando y El gallo. En estos cuadros se presiente un expresionismo latente y se adivina la influencia del pintor francés Georges Rouault. En 1955 la familia Jaramillo regresó a Bogotá, donde Luciano continuó sus estudios en el Colegio Helvetia. Siguiendo la Vena mística y la factura empastada de Rouault, pintó sus cuadros al óleo Cristo y El Sermón de la montaña.


Formado tempranamente como pintor autodidacta, en 1956 realizó una exposición individual en la Biblioteca Nacional de Bogotá, con los temas Payasos y Bodegones. En noviembre obtuvo su título de bachiller. En 1957 comenzó estudios de pintura y publicidad en L'École de Paul Colin de París, y el mismo Colin encontró en el joven artista, más dotes de pintor que de publicista. Instaló su estudio en París, y realizó diferentes viajes por Europa visitando museos. Siguió pintando bodegones con el tema Flores, botellas y frutas. Esta época se podría catalogar como período "Vidriera", debido a la influencia del vitral en su pintura. Conoció la obra de Bernard Buffet, pintor francés de moda, quien marcó su trabajo de manera definitiva y lo puso en la ruta del dibujo "expresionista". En 1958, continuó sus estudios de arte en la Academia La Grande Chaumire y en la Academia Julien de París, y recibió su grado en pintura y publicidad. Ese mismo año regresó a Colombia, y en agosto realizó una exposición individual de pintura en la Galería El Callejón. Luego, en septiembre, participó en el XI Salón de Artistas Colombianos, con los óleos Martini Gin y Alacena, y fue seleccionado para participar en la Bienal de París. En 1960 trabajó en el taller de Alejandro Obregón en Barranquilla, donde el maestro influirá de manera definitiva en la pintura de su alumno. En el mes de marzo participó en la exposición "3000 años de Arte Colombiano", en la Galería Lowe de la Universidad de Miami, bajo la curaduría de Marta Traba; exposición que viajó luego al Museo de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington.

Trayectoria profesional

En 1961 fue nombrado profesor de pintura en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de los Andes. En junio de este año, participó en el XIII Salón de Artistas Colombianos con Desnudo 1 y Desnudo 5, obras con las que ganó el segundo premio en Pintura. Ya convertido en un pintor reconocido, Marta Traba y Walter Engel comentaron favorablemente su pintura; en abril de 1961, Marta Traba dijo en la Nueva Prensa: “Luciano Jaramillo nos recuerda, por si lo habíamos olvidado, que tiene suficiente talento y sensibilidad como para iniciar el combate con su propia pintura con buenas probabilidades de victoria [...] Luciano Jaramillo siempre dirá en sus obras que el hombre debe estar vivo, y su respiración y sus sentimientos tienen que ser visibles en el cuadro”. En noviembre del mismo año expresó: “sus espléndidas obras presentadas este año en el Salón Nacional revelaron una madurez enérgica, un verdadero sentido de la creación de las formas: duras y ásperas dirigidas hacia la pintura encarnizada y vigorosa, se internaban sin dificultad en un expresionismo positivo”.


Por su parte, el 31 de diciembre del mismo año, Walter Engel decía en El Espectador: “un artista en tal grado trabajador y creativo, y con resultados tan extraordinarios, puede aguantar tranquilamente el reproche de que expone con demasiada frecuencia. Lo que nos ofreció en el curso del año de 1961 era siempre nuevo, siempre interesante, y siempre valía la pena de visitar la exposición respectiva. Para mí, Luciano Jaramillo termina este año como valor definitivo de la pintura colombiana”. En 1962 participó en la exposición "Siete pintores modernos" en la Galería de Arte Moderno dirigida por Casimiro Eiger, en Bogotá; entonces, Eiger dijo: “porque hasta ahora Luciano Jaramillo, más que un estilo es una presencia”.


En la Colección de Arte del banco de la República

Obras de Luciano Jaramillo en la Colección de Arte
Título Año Ubicación Denominación Registro
HORMIGA NO 1 1962 Reserva Pintura AP0239
EL MACHETERO 1981 Reserva Dibujo AP2916
COCKTAIL 1983 Reserva Dibujo AP2917
COCKTAIL 1982 Reserva Grabado AP3926

Logros y reconocimientos

El mismo año, ganó el segundo premio en el XIV Salón de Artistas Colombianos; en septiembre realizó el mural del Juzgado Municipal de Suba. En 1963 pintó sus Homenajes al Aduanero Rousseau: La gitana dormida, La guerra, El sueño del Tiovivo. Refiriéndose a estos cuadros, Gloria Martínez dijo: “La calma y la ternura se posan en su paleta, sus tonos se tornan suaves, profundos, cálidos, nostálgicos. Acaricia con amor la forma, con una mano sabia y conocedora de todos los secretos de la pintura”. En 1964 pintó el mural de la Caja Agraria de Montería, y el telón del Teatro Los Fundadores de Manizales. En 1965 realizó una exposición en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, dirigido por Marta Traba, con los cuadros Los festines y La familia viendo la T.V.
A propósito de esta exposición, Walter Engel dijo: “cuando Luciano Jaramillo resurge artísticamente, vuelve a ponerse de un golpe en la primera fila de la pintura colombiana”. Esta vez como estupendo expresionista figurativo, como filósofo con fachada sarcástica y un fondo apasionadamente humano, como pintor de vigor y temperamento, como verdadero artista creador. Este mismo año ilustró una serie de libros sobre El romancero gitano de Federico García Lorca y otro de poemas de Miguel Hernández.


Ya en 1966 Jaramillo era ampliamente conocido como pintor por la crítica y el público, se afianzaba como una figura sobresaliente dentro de la plástica colombiana y empezaba a ser conocido fuera de su país. En 1967 viajó a Chile con su familia, e instaló su estudio en la calle Hernán Cortés de Santiago. Participó en el Salón Grav en Santiago y quedó fuera de concurso; después regresó a Colombia. En 1972 pintó su serie El Gran Juan y el mural para la plaza de mercado del 7 de Agosto, La Virgen de la paloma. En 1974 pintó el mural para la Plaza de Mercado del 20 de Julio. En 1976 ganó el premio de la Corporación Nacional de Turismo por su afiche Colombia, una ruta diferente. En enero de 1979 realizó una exposición individual en el Museo de la OEA, en Washington, cuyo catálogo fue comentado por el crítico de arte José Gómez Sicre, sobre las series Bodas en Tívoli, Van Gogh, Simón Bolívar, Manuela Sáenz y Gretel's Child. Ese mismo año se imprimió en Bogotá la carpeta de grabados Los Caprichos, realizada conjuntamente con el pintor Gustavo Zalamea. En octubre de 1982, ganó el concurso del mural de Caldas para el Banco Cafetero de Manizales, con el tema La familia cafetera.


En marzo de 1984 realizó una exposición individual de pintura y dibujos en la Galería Iriarte de Bogotá, con el tema Retratos imaginarios. Refiriéndose a esta serie, Juan Gustavo Cobo dijo: “su romanticismo esencial aceptaba ahora algo tan válido como la intuición: la experiencia. Algo tan concreto como el sueño: la realidad. Gracias a ello sus cuadros se llenaron de verdad”. El 31 de diciembre murió de una embolia pulmonar; Camilo Calderón dijo: Luciano Jaramillo hizo una obra personal, solitaria, no siempre bien entendida ni apreciada, y con voluntarios retiros de la "escena" artística, sin que por ello dejara de pintar. De su rigor da prueba la inmisericorde autocrítica, que le hacía destruir mucho, para quedarse con poco y sólo lo mejor de su obra. En 1986 se le rindió homenaje en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, con una exposición retrospectiva y con el lanzamiento del libro Luciano Jaramillo.


Gloria Martínez

  • Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

Bibliografia

  • Luciano Jaramillo. Bogotá, Lerner, 1986.

Enlaces relacionados en Banrep cultural

[1]Luciano Jaramillo en la Blaa Virtual. Consulte el libro " Luciano Jaramillo.