Difference between revisions of "Amazonía fluvial"

From Enciclopedia | Banrepcultural
Jump to navigation Jump to search
Line 22: Line 22:
  
 
:::Manaos se convirtió en el centro cauchero de la cuenca amazónica, mientras Belém fue el centro del comercio marítimo y fluvial del nordeste brasileño (Foster, 1932; Weinstein, 1983b). Para Brasil y Perú el río Amazonas se convirtió en una vía pública, mientras los ríos del occidente boliviano y el sur colombiano eran impenetrables y no se logró avanzar en el corazón de la Amazonia (Davis, 2001) <ref> Granados, O. (2019). ''Redes y negocios en la cuenca amazónica, 1890-1914. América Latina en la historia económica''. Santa Marta, Colombia: Universidad Jorge Tadeo Lozano recuperado de https://doi.org/10.18232/alhe.982</ref>
 
:::Manaos se convirtió en el centro cauchero de la cuenca amazónica, mientras Belém fue el centro del comercio marítimo y fluvial del nordeste brasileño (Foster, 1932; Weinstein, 1983b). Para Brasil y Perú el río Amazonas se convirtió en una vía pública, mientras los ríos del occidente boliviano y el sur colombiano eran impenetrables y no se logró avanzar en el corazón de la Amazonia (Davis, 2001) <ref> Granados, O. (2019). ''Redes y negocios en la cuenca amazónica, 1890-1914. América Latina en la historia económica''. Santa Marta, Colombia: Universidad Jorge Tadeo Lozano recuperado de https://doi.org/10.18232/alhe.982</ref>
 +
 +
La valoración comercial de la selva ligada al metabolismo de economías extractivas fue simultánea a la apertura de la navegación, desarrollo cartográfico y construcción inicial de caseríos que dieron origen a áreas y cabeceras urbanas en las que es posible observar astilleros y aserríos donde maderas exóticas y otros productos locales esperan la llegada de barcos, ferris y lanchas por el río <ref>Cepal y Patrimonio Natural. (2013). ''Amazonia posible y sostenible''. Bogotá, Colombia: Cepal y Patrimonio Natural </ref>.

Revision as of 17:33, 7 April 2022

Amazonía fluvial

Transportarse, moverse o llevar algo aprovechando el caudal y flotación en el curso de los ríos ha sido un componente central en la consolidación de amplios procesos históricos de intercambio cultural y material entre los moradores de la vasta Hylea Amazónica.

Aspectos etnohistóricos

En relación a las primeras dinámicas de desplazamiento y poblamiento humano en la Amazonía prehispánica hace más de 9.000 años [1], se afirma que los ríos han sido importantes rutas desde que sociedades precolombinas iniciaron el desarrollo de cultígenos en terrazas aluviales localizadas entre sendas y torrentes de agua. Suele indicarse la utilización de los ríos y sistemas lagunares como vías y referentes espaciales al habitar un lugar específico. La singladura entre sitios de caza, pesca, labranza y recolección es un buen ejemplo de conocimiento socializado generacionalmente entre los pobladores ribereños en la selva: “Los Carijonas eran conocidos por su costumbre única de remar sus canoas de pie...” [2]

La interconexión fluvial y las diversas formas de concebir los ríos entre los pueblos amazónicos han hecho posible el relacionamiento entre territorios surcados por numerosos afluentes y distintos sistemas acuátiles diseminados a lo largo y ancho de la cuenca principal. “En este ambiente lo que se suele llamar ‘comunidad’ corresponde a una agrupación organizada de familias, las cuales viven relativamente dispersas a lo largo de los ríos y quebradas, con sus propias autoridades tradicionales.” [3].

Estudios señalan la incidencia del factor fluvial en vínculos parentales, cosmogónicos y territoriales entre antiguos cacicazgos establecidos río arriba o aguas abajo:

Es muy probable que la jerarquización entre linajes se tradujera en relaciones espaciales, conforme sucede entre los tatuyos. Sus malocas están ubicadas a lo largo de las riberas de los ríos: En las bocanas, en centro o en las cabeceras. Los clanes y linajes de mayor jerarquía ocupan las bocanas y los de menos jerarquía las cabeceras [4].

Las ensenadas, grandes cauces y canales naturales permitieron el desarrollo del trabajo colectivo adecuado a las contingencias de un entorno selvático difícilmente transitable de no ser por las vías acuáticas. La riqueza hídrica y abundancia de la floresta determinaron en gran parte los modos de transporte, tipos de bienes producidos y formas de intercambio de los mismos. Arocha (citado en Espinosa, 1995)[5] indica:

Entre ribereños de ríos blancos, de ríos negros e interribereños, existían relaciones de intercambio y alianza a través de las cuales no sólo intercambiaban “ideas y servicios” sino que accedían a productos que les fuesen escasos a unos u otros. Crónicas del siglo XVIII dieron noticia de las amplias e intensas redes de intercambio comercial y social que existían entre las diversas sociedades de las selvas, los llanos y las montañas. (p. 76).”

Los pueblos amazónicos histórica y dialectalmente han operado como proveedores e intermediarios en la alta, media y baja Amazonía. Mediante el relacionamiento con las vías de agua han constituido extensas e intrincadas rutas, formas y tradiciones milenarias y contemporáneas de transporte e intercambio de excedentes productivos extraídos de territorios selváticos. Prado Junior señala que “Uno de los primeros trabajos a los que fueron sometidos los pueblos autóctonos fue el de “remeros”, dada la poca destreza que mostraban los colonizadores”. (citado en García, 2012, p. 116)[6]

En Cepal y Patrimonio Natural (2013)[7] se menciona que desde mediados del siglo XIX, la apertura de la navegación y el arribo de los barcos a vapor permitieron el ingreso de exploradores estadunidenses y europeos que junto a colonos de distintas nacionalidades instauraron enclaves en torno a los auges quinero, cauchero y maderero:

Manaos se convirtió en el centro cauchero de la cuenca amazónica, mientras Belém fue el centro del comercio marítimo y fluvial del nordeste brasileño (Foster, 1932; Weinstein, 1983b). Para Brasil y Perú el río Amazonas se convirtió en una vía pública, mientras los ríos del occidente boliviano y el sur colombiano eran impenetrables y no se logró avanzar en el corazón de la Amazonia (Davis, 2001) [8]

La valoración comercial de la selva ligada al metabolismo de economías extractivas fue simultánea a la apertura de la navegación, desarrollo cartográfico y construcción inicial de caseríos que dieron origen a áreas y cabeceras urbanas en las que es posible observar astilleros y aserríos donde maderas exóticas y otros productos locales esperan la llegada de barcos, ferris y lanchas por el río [9].

  1. Von Hildebrand, M., y Brackelaire, V. (2012). Guardianes de la selva. Gobernabilidad y autonomía en la Amazonia colombiana. Bogotá, Colombia: Fundación Gaia Amazonas.
  2. Hettler, B. y Plotkin, M. (2019). Los Viajes Amazónicos de Richard Evans Schultes Introducción: Vida temprana y exploraciones. Bogotá, Colombia: Banco de la Republica en asociacion con The Amazon Conservation Team..
  3. Von Hildebrand, M., y Brackelaire, V. (2012). Guardianes de la selva. Gobernabilidad y autonomía en la Amazonia colombiana. Bogotá, Colombia: Fundación Gaia Amazonas p. 37.
  4. Espinosa, M. (1995). Convivencia y poder político entre los Andoques. Bogotá, Colombia: Editorial Universidad Nacional de Colombia p. 110
  5. Espinosa, M. (1995). Convivencia y poder político entre los Andoques. Bogotá, Colombia: Editorial Universidad Nacional de Colombia
  6. García, A. (2012). Tesis: La Selva Tecnológica. Sistemas Sociotécnicos y Antropología Simétrica en Comunidades Ribereñas del Bajo Amazonas. Barcelona, España: Departamento de Antropología Cultural y de Historia de América y África
  7. Cepal y Patrimonio Natural. (2013). Amazonia posible y sostenible. Bogotá, Colombia: Cepal y Patrimonio Natural
  8. Granados, O. (2019). Redes y negocios en la cuenca amazónica, 1890-1914. América Latina en la historia económica. Santa Marta, Colombia: Universidad Jorge Tadeo Lozano recuperado de https://doi.org/10.18232/alhe.982
  9. Cepal y Patrimonio Natural. (2013). Amazonia posible y sostenible. Bogotá, Colombia: Cepal y Patrimonio Natural