Difference between revisions of "Carolina Cárdenas"

From Enciclopedia | Banrepcultural
Jump to navigation Jump to search
Line 38: Line 38:
  
 
Carolina Cárdenas fue estudiante en la Escuela Nacional de Bellas Artes, primero como estudiante en 1928 y luego maestra de Cerámica en 1935. En esta época, Cárdenas estudió y trabajó con otras de las artistas y estudiantes colombianas tales como [[Hena Rodríguez]] y [[Josefina Albarracín]]. Con ellas, la Escuela Nacional inició las clases para «señoritas» a finales de la década de los años veinte, cuando “se abrieron las puertas a la participación femenina en los ámbitos cultural y artístico colombianos”<ref>Ferro Peláez, S. A. (2017). ''Una historia de la comprensión de la lógica en las artes plásticas''. Ensayos sobre el campo del arte colombiano. La Escuela Nacional de Bellas Artes. 1920-1940. Bogotá: Instituto Distrital de las Artes – Idartes. Pág. 67</ref>.
 
Carolina Cárdenas fue estudiante en la Escuela Nacional de Bellas Artes, primero como estudiante en 1928 y luego maestra de Cerámica en 1935. En esta época, Cárdenas estudió y trabajó con otras de las artistas y estudiantes colombianas tales como [[Hena Rodríguez]] y [[Josefina Albarracín]]. Con ellas, la Escuela Nacional inició las clases para «señoritas» a finales de la década de los años veinte, cuando “se abrieron las puertas a la participación femenina en los ámbitos cultural y artístico colombianos”<ref>Ferro Peláez, S. A. (2017). ''Una historia de la comprensión de la lógica en las artes plásticas''. Ensayos sobre el campo del arte colombiano. La Escuela Nacional de Bellas Artes. 1920-1940. Bogotá: Instituto Distrital de las Artes – Idartes. Pág. 67</ref>.
 +
 +
En 1932 trabajó con el pintor, dibujante y escultor colombiano Sergio Trujillo Magnenat (1911-1999) en la experimentación cerámica, lo cual los llevó a inaugurar una exposición de cerámica artística ese mismo año en la Sociedad Colombiana de Ingenieros. Cárdenas logró acercar los ámbitos de la decoración y las artesanías – asociado con lo femenino y lo superficial desde el siglo XIX – con las artes mayores como la cerámica y con el ejercicio profesional de la mujer como artista<ref>Lleras, C. (2005). “Carolina Cárdenas: el arte desafía lo doméstico”. En: ''Carolina Cárdenas'', ''1903-1936''. (2005). Catálogo de la exposición. Bogotá: Museo Nacional de Colombia. Pág. 12.</ref>.

Revision as of 20:30, 10 February 2020

Carolina Cárdenas Núñez
Avatar-mujer.jpg
Datos generales
Nombre Carolina Cárdenas Núñez
Fecha de nacimiento junio de 1903
Nacionalidad Colombiana Bandera de Colombia }}
Seudónimo Miss Decó
Ocupación Artista plástica, dibujante, ceramista, fotógrafa
Estudios universitarios Escuela de Bellas Artes de Bogotá
País de nacimiento Colombia, Bandera de Colombia }}
Ciudad de nacimiento Bogotá
Fecha de fallecimiento 06 de abril de 1936
País de fallecimiento Colombia
Ciudad de fallecimiento Bogotá
Familia José María Núñez Uricoechea (abuelo), Susana Pizano Elbers (abuela), Germán Cárdenas Arboleda (padre), Marta Núñez de Cárdenas (madre), Jorge Cárdenas Núñez (hermano)
Cónyuge Jaime Jaramillo Arango


Carolina Cárdenas Núñez fotógrafa, dibujante, ceramista y pintora colombiana de comienzos del siglo XX, también conocida como “Miss Decó” por su trabajo influenciado por el art decó durante los años veinte y treinta. Hizo parte de la generación que introdujo el arte moderno en Colombia, no sólo con el dibujo y la cerámica; sino que experimentó con la fotografía. Fue una de las primeras mujeres en ejercer como artista de profesión, aunque murió joven presuntamente por una meningitis. ​


Biografía

Carolina Cárdenas nació en 1903 en Bogotá, en un inicio de siglo convulsionado por las muertes ocasionadas por la guerra de los Mil Días y la subsecuente inestabilidad política. Sin embargo, vivió gran parte de su infancia en Londres (Inglaterra) con sus abuelos maternos José María Núñez – quien había sido nombrado cónsul en dicha ciudad – y Susana Pizano Elbers. Allí completó sus estudios de primaria y bachillerato; lo cual explica su cercanía con el arte vanguardista europeo, que luego se reflejaría en su trabajo artístico.

Regresó de Europa y en 1928 ingresó a la Escuela de Bellas Artes, dirigida entonces por el pintor colombiano Roberto Pizano. Durante esa época se rodeó de intelectuales, poetas, bohemios y artistas, lo cual le permitió alimentar su inspiración artística y trabajar en conjunto con algunos de ellos, especialmente con el artista colombiano Sergio Trujillo Magnenat, “con quien entabló una muy cercana amistad y con quien realizó diversos trabajos de experimentación estética, a lo largo de ocho años”[1]

En los años veinte y treinta el panorama mundial estaba marcado por el desplome económico mundial, especialmente la crisis económica de 1929. En el caso de la familia de Carolina Cárdenas, esta época sobrevino con la quiebra de su padre y el embargo de extensos terrenos de la hacienda Tres Esquinas, localizada en Usaquén (Bogotá); sólo más tarde, la familia podría recuperar parte de sus propiedades[2]. Entonces, entre 1932 y 1933, cuando Colombia enfrentaba el conflicto con el Perú, Carolina Cárdenas debió entrar a trabajar como secretaria en la Sección de Provisiones del Ministerio de Guerra, localizado en el Palacio Echeverry. Allí conoció a la escritora colombiana Elisa Mújica, quien sería su amiga y admiradora, y que eventualmente le dedicaría su primera novela Los Dos Tiempos (1949) y crearía el personaje de Leonor Alba, en alusión a Cárdenas.

En 1932, se casó con Jaime Jaramillo Arango, médico y ministro de salud durante el gobierno del presidente Enrique Olaya Herrera (1930 – 1934) y también diplomático en Europa del entonces presidente Alfonso López Pumarejo (1934 - 1938 y 1942 – 1945). Pero a las dos semanas, Cárdenas solicitó la anulación de esa unión ante monseñor Ismael Perdomo (arzobispo de Bogotá entre 1928 y 1950) y acordaron que se volvería a la casa de sus padres[3].

Arte y profesión

Carolina Cárdenas fue estudiante en la Escuela Nacional de Bellas Artes, primero como estudiante en 1928 y luego maestra de Cerámica en 1935. En esta época, Cárdenas estudió y trabajó con otras de las artistas y estudiantes colombianas tales como Hena Rodríguez y Josefina Albarracín. Con ellas, la Escuela Nacional inició las clases para «señoritas» a finales de la década de los años veinte, cuando “se abrieron las puertas a la participación femenina en los ámbitos cultural y artístico colombianos”[4].

En 1932 trabajó con el pintor, dibujante y escultor colombiano Sergio Trujillo Magnenat (1911-1999) en la experimentación cerámica, lo cual los llevó a inaugurar una exposición de cerámica artística ese mismo año en la Sociedad Colombiana de Ingenieros. Cárdenas logró acercar los ámbitos de la decoración y las artesanías – asociado con lo femenino y lo superficial desde el siglo XIX – con las artes mayores como la cerámica y con el ejercicio profesional de la mujer como artista[5].

  1. Arango, C. (enero, 1998). Carolina Cárdenas, promesa fugaz del arte moderno en Colombia. Revista Credencial Historia (Bogotá), 108, 13-15. Recuperado de: https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-108/carolina-cardenas
  2. Arango, C. (enero, 1998). Carolina Cárdenas, promesa fugaz del arte moderno en Colombia. Revista Credencial Historia (Bogotá), 108, 13-15. Recuperado de: https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-108/carolina-cardenas
  3. Arango, C. (enero, 1998). Carolina Cárdenas, promesa fugaz del arte moderno en Colombia. Revista Credencial Historia (Bogotá), 108, 13-15. Recuperado de: https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-108/carolina-cardenas
  4. Ferro Peláez, S. A. (2017). Una historia de la comprensión de la lógica en las artes plásticas. Ensayos sobre el campo del arte colombiano. La Escuela Nacional de Bellas Artes. 1920-1940. Bogotá: Instituto Distrital de las Artes – Idartes. Pág. 67
  5. Lleras, C. (2005). “Carolina Cárdenas: el arte desafía lo doméstico”. En: Carolina Cárdenas, 1903-1936. (2005). Catálogo de la exposición. Bogotá: Museo Nacional de Colombia. Pág. 12.