Luz Mery Tristán Gil

From Enciclopedia | Banrepcultural
⧼banrepcultural-jumptonavigation⧽ ⧼banrepcultural-jumptosearch⧽
Luz Mery Tristán Gil
Avatar-mujer.jpg
Datos generales
Nombre Luz Mery Tristán Gil
Fecha de nacimiento 01 de abril de 1963
Ocupación Deportista (patinaje-ciclismo)
País de nacimiento Colombia Bandera de Colombia }}
Ciudad de nacimiento Pereira


Luz Mery Tristán Gil es una deportista que, a pesar de un paso fugaz por el ciclismo, logró sus grandes hazañas deportivas en el mundo del patinaje; obtuvo el primer título mundial en esa disciplina para Colombia en la prueba de los 5.000 metros, el 17 de noviembre de 1990 en Bello, Antioquia.

Biografía

Luz Mery se calzó su primer par de patines por cuenta de una moda que se impuso a finales de la década de los setenta del siglo XX. Mientras los bailarines en las discotecas, donde sonaba música disco, empezaban a patinar en medio de las fiestas, ella comenzó a rodar en las calles del barrio donde vivía en Cali.

Por sugerencia de un amigo suyo, se inscribió en la Federación de Patinaje de la ciudad. Tras dos años de entrenamientos, Tristán fue segunda en el primer campeonato nacional femenino en 1979 (“Luz Mery Tristán rueda la de oro”, 1990). Obtuvo el título de campeona nacional en 1980 y el de campeona panamericana en 1983 (“Sobre ruedas”, 1987). Ganó otros dos títulos panamericanos, un título iberoamericano y ocupó dos veces la segunda posición en campeonatos mundiales de patinaje antes de colgarse el oro en Colombia. Tristán fue la mujer que dominó el patinaje durante toda la década de los ochenta. No solo se colgó medallas, sino que batió récords mundiales.

Cuatro años antes de ser campeona del mundo, intentó involucrarse de lleno en el ciclismo. Lucho Herrera era en ese entonces uno de sus ídolos, y la rutina de entrenamiento durante sus años de competencia incluía recorridos en bicicleta. Gracias a sus logros deportivos, fue invitada a participar en un equipo femenino de ciclismo dirigido por Efraín Forero Triviño, el Zipa, para disputar el Tour de Francia Femenino.

La primera aventura de las mujeres en Europa

La bicicleta se convirtió en el vehículo de la lucha por los derechos de las mujeres desde la época victoriana. Pioneras del feminismo, como Susan B. Anthony, Elizabeth Cady Stanton o Frances E. Willard, fueron reconocidas por hablar en favor del uso de la bicicleta durante el siglo XIX, enfrentando imaginarios sobre los roles asignados a cada género e, incluso, supuestos argumentos médicos (Fleming, 2015).

Para las mujeres colombianas, la bicicleta, en sus inicios, era simplemente un pasatiempo. Lejos estaba de vislumbrarse como una herramienta de trabajo, lo que sí sucedió con varios de los primeros ciclistas hombres. Aunque personas como el Zipa veían con buenos ojos la participación de las mujeres en el ciclismo colombiano, no todos los hombres pensaban igual, en especial cuando eran derrotados en carreras que solían ser exclusivas para ellos.

En Bogotá, a inicios de la década de los ochenta, se conformó el primer equipo de ciclismo integrado exclusivamente por mujeres. Su patrocinador fue una compañía fundada en 1982, dedicada a la fabricación de equipos de panadería. El equipo Maquipán fue dirigido por el Zipa, quien ya había creado una escuela de ciclismo para mujeres (Libreros, 2019). Tan solo dos años después de la fundación del equipo, llegó la oportunidad de competir en Francia. Se conformó entonces una escuadra patrocinada por Postobón y liderada por el Zipa. Luz Mery Tristán tuvo la oportunidad de perseguir otra de sus pasiones, motivada por el poco apoyo que recibía el patinaje en ese entonces.

La carrera se disputó en Francia durante el mes de julio de 1986, e incluyó un recorrido de dieciséis etapas (Mémoire du Cyclisme, s. f.). Fue ganada por Maria Canins, una esquiadora italiana que, a sus 37 años, regresaba como campeona defensora de la prueba. Cinco mujeres colombianas aparecieron en la clasificación general al término de la competencia. La mejor de todas fue Rosa Emma Rodríguez, en el puesto 68. Luz Mery Tristán, con 23 años de edad, se ubicó dos escalones más atrás. Rosa María Aponte, la Pitufa, ocupó la posición 76, seguida de Libia Ortega. Flor Inés López, quien combinaba el ciclismo con las labores del hogar, fue la última de las setenta y ocho pedalistas que terminaron la prueba.

¿Fue una participación desastrosa?

Luz Mery suele referirse a esa etapa de su carrera deportiva como si fuese una anécdota más. Según ella, el clima, los trayectos largos y la inexperiencia le jugaron en contra, aunque cumplió con el objetivo de terminar la competencia. Sin embargo, ella y sus compañeras de equipo tienen más de una razón para sentirse orgullosas.

Para la época en que se conformó el equipo Maquipán, el ciclismo colombiano obtenía apenas sus primeros títulos importantes en Europa. Alfonso Flórez Ortiz, quien venía de ganar la Vuelta a Colombia y la Vuelta Ciclista de Chile el año anterior, fue el primer latinoamericano en ganar el Tour de l’Avenir en 1980, una competencia para aficionados administrada por los mismos organizadores del Tour de Francia. Martín Ramírez repitió la hazaña en 1985, tras vencer a Bernard Hinault en el Dauphiné Libéré un año antes.

En 1983, de la mano de Patrocinio Jiménez y Edgar “Condorito” Corredor, se dio la primera participación oficial de un equipo colombiano en el Tour, reservado antes solo para ciclistas profesionales (Rendell, 2004). Esto representó un gran esfuerzo en un país que pasaba por una recesión económica por cuenta, entre otros factores, de una crisis en el sector financiero (Melo, 2017). Por si fuera poco, la aventura europea de las mujeres se dio tan solo dos años después de la primera edición de la Vuelta a Colombia femenina; en esa oportunidad, Rosa María Aponte se coronó como la primera campeona.

Luz Mery, la patinadora

Tras competir en la Grande Boucle, Luz Mery Tristán se dedicó de lleno al patinaje de velocidad, rompiendo récord tras récord. En 1987, en el Parque El Salitre de Bogotá, superó por 16 segundos la marca vigente para la prueba de los 2.000 metros, y bajó el registro en los 500 metros por 59 milésimas de segundo.

En ese mismo año, en los Juegos Panamericanos de Indianápolis, obtuvo la medalla de oro en la prueba de los 5.000 metros y ganó el bronce con el equipo que corrió la prueba de relevos. Fue, además, la única mujer en aparecer en una lista de las once estrellas del deporte colombiano. Estos logros se dieron en tiempos en los que no existía un hombre que fuese figura del patinaje en Colombia (Arboleda, Vallejo, Bedoya y Vargas, 2003).

En 1990 batió la marca mundial de los 2.000 metros, tres días antes de iniciarse las competencias de los mundiales de Bello, Antioquia. Después se convertiría en campeona mundial junto con Claudia Ruiz, quien obtuvo el oro en la prueba de los 300 metros. Tan pronto logró su sueño de ser campeona del mundo, dejó de competir.

Tristán se dedicó luego a labores relacionadas con el emprendimiento, trabajando en su propia fábrica de ropa deportiva. También creó en Cali una escuela de patinaje que lleva su nombre, en donde se han formado campeones mundiales como Daniela Mendoza, Rommy Muñoz, Sebastián Garcés y Johana Viveros. La bicicleta, tras aquella competencia en Francia, se quedó solo como una parte de la rutina.

Cargos en los que se desempeñó

  • Ciclista del equipo colombiano del Tour de Francia Femenino (1986)
  • Campeona mundial de patinaje (1990)
  • Directora del Centro Deportivo Luz Mery Tristán (2006-Actualmente-2020-)

Cronología

  • 1963: Nace en Pereira, Colombia.
  • 1980: Campeona nacional de patinaje.
  • 1983: Campeona panamericana de patinaje.
  • 1986: Ciclista del equipo colombiano Postobón en la Grand Boucle.
  • 1990: Campeona mundial de patinaje en Bello, Antioquia.

Véase también

Bibliografía

  • Arboleda, R., Vallejo, G., Bedoya, E. y Vargas, V. (2003). Women in Colombian sport: A review of absence and redemption. En I. Hartmann-Tews y G. Pfister (Eds.), Sport and women: social issues in international perspective. Londres: Psycology Press.
  • Melo, J. (2017). Historia mínima de Colombia. México: El Colegio de México.
  • Rendell, M. (2004). Reyes de las montañas. Bogotá: Norma.

Créditos

1. Enero de 2020. Investigación y texto Alejandro Lopera para Banrepcultural