Río

From Enciclopedia | Banrepcultural
Jump to navigation Jump to search

El río se puede entender como un curso de agua dulce y natural que corre por un cauce terrestre fluyendo continuamente hasta desembocar en otro río o en el mar. Por lo general, los ríos nacen en las zonas más altas de las montañas, y en parte, son el resultado de la acumulación de las aguas de las precipitaciones que descienden hasta llegar a su destino.

Estructura

La estructura de un río puede distribuirse en tres partes fundamentales:

  • Curso superior o alto: Se refiere al lugar donde el río nace, denominado cabecera, la mayoría de las veces situado en áreas de relieve, lo que ocasiona que las aguas comiencen su descenso a gran velocidad erosionando el terreno.
  • Curso medio: es el tramo donde el río disminuye su inclinación ampliando su cauce, a menor velocidad y transportando los elementos erosionados en el curso superior, estos componentes reciben el nombre de sedimentos.
  • Curso inferior o bajo: es la parte última donde el río transita relativamente lento y con menos fuerza en zonas más planas, en estos lugares pueden formarse meandros o curvaturas en los lechos de los ríos, ocasionadas por su torrente. Además, en este tramo más bajo tiene lugar el depósito de muchos de los sedimentos que traen las aguas, evento que propicia la formación de los deltas; finalmente terminando su recorrido vertiendo sus aguas en otro cuerpo de agua, evento que tiene lugar en la parte llamada desembocadura.

En la medida en que un río realiza su recorrido en descenso se logra develar que existe una amplia diversidad en cuanto a las porciones de territorio con paisajes y bioclimas diferenciados entre sí, un ejemplo de ello pueden ser, la zona alta, media y baja de la montaña, las depresiones tectónicas situadas entre las montañas, los valles, las depresiones, las llanuras y las lagunas [1].

Clasificación

Los ríos se pueden clasificar de acuerdo a diferentes aspectos, se pueden enumerar algunos de ellos, por ejemplo, según periodos de actividad, pueden ser: Perennes, con caudal permanente ya sea por lluvias abundantes o por un nivel freático idóneo; estacionales, ya que interactúan con inviernos húmedos o veranos secos; transitorios, ubicados en climas desérticos y que resurgen con precipitaciones torrenciales; y alóctonos, propios de zonas áridas, conformados por aguas de otras regiones.

Otros son según su geomorfología o la forma de sus corrientes: Rectilíneos, con poca ondulación y un único canal, son caudalosos; meándricos, con muchas ondulaciones, las cuales pueden ser superficiales o encajadas; anastomosadas, con canales múltiples y gran capacidad de transporte y sedimentación; con islas, ya que estas se forman dentro del cauce de los ríos por sedimentación o erosión; en estuarios, es la desembocadura del río afectada por la marea del mar, ocasionando una represión del agua que posteriormente sale con fuerza y acrecienta su capacidad de erosión.

También se encuentran según su edad: ríos jóvenes, presentes en cauces de montaña con pendientes altas, flujo irregular y gran velocidad; ríos maduros, presentes en valles amplios con pocas pendientes, menor velocidad y forman planicies de inundación; y ríos viejos o muy antiguos, presentes en valles muy extensos, de pendientes moderadas, velocidad lenta y de cauce amplio [2].

Características

Al hablar de la cuenca de los ríos se hace referencia a la unidad hídrica que alimenta uno o varios afluentes, y que generalmente está determinada por factores climáticos y geográficos, es decir, “…es una especie de “embudo” del territorio por el que escurre el agua desde las partes altas, hasta llegar a un punto en común, de donde sale toda el agua que fluye hacia otro lado.” [3]. Junto con esto se puede hablar del caudal de un río que significa la cantidad de agua que fluye por el mismo, y que define su abundancia de acuerdo a la constancia o volumen de las lluvias, y aunque escaso e inconstante también hay un aporte de aguas freáticas o subterráneas.

Los ríos y las corrientes se perciben a menudo a través de su función de escurrimiento de agua, visión reductiva dada la complejidad de los sistemas de agua y de los factores que afectan a su funcionamiento. Ellos son en realidad una imbricación de diferentes unidades espaciales interconectados por diversos flujos (agua, sedimentos y biológicos) a través de un cauce, riberas de galería (o riparianas) y una llanura de inundación [4].

Estas variaciones en la cantidad de las aguas incide directamente a los ecosistemas de ribera o fluviales, que incluyen plantas, animales y personas, los unos son complementarios de los otros, se necesitan o relacionan recíprocamente para sobrevivir, además de permitir la proliferación y dispersión continua de nuevas especies que aseguren la conservación de la biosfera.

Importancia

Los beneficios que proporcionan los recursos fluviales son amplios, y aunque directamente los principales receptores son la fauna y flora que se desarrolla dentro de ellos y en sus alrededores, quien más los aprovecha es el ser humano, para la irrigación de cultivos, abrevaderos para la ganadería, medios de transporte, industrias, generación de electricidad y por supuesto para surtir los acueductos rurales y urbanos de los cuales depende tanto el acceso y adecuado consumo del agua, como el saneamiento básico en los hogares.

El agua es el mineral más indispensable para la biosfera. Donde no hay agua, no hay vida humana posible. El agua está en continua circulación entre la atmósfera, el suelo, las aguas superficiales y el subsuelo, y se encuentra sobre todo el planeta. Ninguna actividad económica productiva se puede realizar sin disponer del agua. Toda una era moderna del hombre se hace sobre la energía producida por el vapor de agua (Guhl, 2016, p. 149)

En la actualidad en muchos ríos se ha llegado a la sobreexplotación, poniendo en riesgo a todo el ecosistema. Como es el caso de la contaminación generada por químicos, que no solo tiene un efecto inmediato, sino que puede acumularse en el suelo y el subsuelo que componen los ríos y sus riberas, áreas donde posteriormente crece vegetación y población animal contaminada, como los peces que se convierten en el alimento de otras especies animales, impactando medularmente las cadenas tróficas y generando peligros latentes para su reproducción y conservación en el medio natural.

Colombia

Colombia es un país con una gran riqueza hídrica, en él se encuentran algunos de los ríos más importantes de América del sur como el río Amazonas, el río Magdalena y el río Orinoco. La importancia de los mismos y sus características como componentes esenciales en la descripción y nominación geográfica de lugares y territorios puede observarse en la forma o medida en que las poblaciones humanas les otorgan un nombre y en cómo el mismo es también utilizado para designar regiones, departamentos, distritos, municipios, corregimientos, veredas, parajes, entre otros espacios. En la geografía colombiana se encuentran los siguientes ejemplos:

Río [5] Lugar o espacio territorial
Río Aipe Municipio de Aipe (Huila)
Río Blanco Municipio de Río Blanco (Tolima)
Río Cáqueza Municipio de Cáqueza (Cundinamarca)
Río Cauca Departamento del Cauca
Río Chicamocha Cañón del Chicamocha
Río de Oro Corregimiento Río de Oro en Teorama (N. de Santander)
Río Negro Municipio de Río Negro (Antioquia)
Río Sucio Municipio de Ríosucio (Caldas)

Referencias

  1. Castaño, C. (2003). Río Grande de la Magdalena. Colombia. Santiago de Cali, Colombia: Banco de Occidente Credencial
  2. Universidad del Cauca. (s.f.). Geomorfología fluvial. Popayán, Colombia: Universidad del Cauca. Recuperado de https://web.archive.org/web/20130921053734/http://artemisa.unicauca.edu.co/~hdulica/t_geomorfologia.pdf
  3. Instituto Mexicano de Tecnología del Agua. (2019) ¿Qué es una cuenca? Recuperado de https://www.gob.mx/imta/articulos/que-es-una-cuenca-211369
  4. Hernández, N. (2018). El río y su territorio. Espacio de libertad: un concepto de gestión. Terra Nueva Etapa, vol. XXXIV, núm. 56, 2018. Caracas, Venezuela: Universidad Central de Venezuela
  5. Gómez, E. (1953). Diccionario Geográfico de Colombia. Bogotá, Colombia: Imprenta del Banco de la República

Material disponible en la colección bibliográfica