Páramo de Pisba

From Enciclopedia | Banrepcultural
Jump to navigation Jump to search

Pisba es un municipio boyacense ubicado en la provincia de La Libertad, que cuenta con una extensión de 469 kilómetros cuadrados y que tiene una pequeña población de apenas 1.344 habitantes. Su clima, que promedia los 19ºC, su altura, que alcanza a llegar a los 2.800 metros sobre el nivel del mar, y sobre todo la agreste naturaleza de su páramo hizo del municipio el paso más intrincado y difícil que tuvo el ejército libertador en su marcha hacia Santa Fe, con el fin de derrocar al virrey Juan de Sámano.

Como la segunda base del ejército real estaba distribuida en los caminos de Soracá, Samacá y Tunja, y la línea de comunicación entre la defensa y esa segunda base estaba entre Sogamoso y Paipa, por Firavitoba y Tibasosa, había que evitar esos pasos pero al mismo tiempo había que pensar en cómo debilitarlos para interrumpir las comunicaciones entre la provincia de Tunja y el núcleo del poder. Coincidimos con Briceño en que desde Moscote (Boyacá), Bolívar y su ejército tenían cinco caminos posibles para avanzar hacia el centro de la Nueva Granada: 1) El que por Purare y Muneque conduce a Chita; 2) el que por Támara, siguiendo la hoya del Pautó, va a Soatá; 3) el de Labranzagrande a Mongua; 4) el que por el mismo punto conduce a Sogamoso y 5) el que por Paya y Pisba se dirige a Socha. [1].

Era prácticamente impensable que el general venezolano y sus consejeros eligieran la decisión más difícil, sobre todo teniendo en cuenta que el Páramo de Pisba era poco visitado en verano y casi nulamente transitado en los meses de junio y julio, época en la que avanzaron las tropas por el territorio de los frailejones, los cóndores, los osos de anteojos y los venados. Es evidente que su elección se dio por ser Pisba la zona que ofrecía menor resistencia militar por parte del ejército realista; sin embargo, en una altura que a veces llega al pico de los 3900 metros no es una exageración pensar en que emprender ese paso con un ejército especialmente conformado por soldados llaneros acostumbrados a las dádivas del sol era una campaña suicida. Y efectivamente, a muerte huelen las crónicas que en las letras de los próceres quedan de ese infierno helado, como la de Richard Vawell, oficial de la Legión Británica: “El rumbo siempre se encuentra porque lo marcan osamentas de hombres y animales que han perecido al atravesar el páramo con mal tiempo. Se ve en las rocas multitud de crucecitas plantadas en memoria de los que allí cayeron” [2].

El arduo paso por el páramo de Pisba dejó al ejército tan maltrecho, desnudo y débil, y perdiendo casi una cuarta parte del grueso de la tropa, que terminó provocando posteriormente las ofensivas palabras de Barreiro sobre los escuadrones de Bolívar, “es un enemigo despreciable por sí mismo, por la desnudez y miseria en que se halla por su cobardía de sufrir los rigores del clima y las armas del Rey” [3]. Sin embargo, nos dejan también otra muestra de la importancia y la gentileza boyacenses en el proceso de la independencia que hacía nacer a la patria de la misma manera como un bravo niño nació en la expedición paramuna. La inscripción de una placa en la plaza de Pisba dice: “Junio de 1819 Pisba. (…) Aquí el ejército recibe apoyo generoso y entusiasta de todos sus habitantes”. El paso del Páramo de Pisba bajo los rigores de la lluvia y el frío, en medio de incontables penalidades, constituye uno de los episodios más heroicos de nuestra gesta emancipadora [4].

Eso, y el épico triunfo en las tres batallas posteriores, nos permite decir que probablemente sin la gesta andariega de los Andes los hombres y mujeres de Bolívar no hubieran tenido la fuerza espiritual para derrotar al ejército enemigo.

Referencias

  1. Briceño, citado por PAME, “Por los caminos de la Ruta Libertadora”. Fascículo 1: Campaña libertadora de 1819. Grupo de Investigación “Patrimonio y Memoria”, Universidad de Boyacá. Tunja, Ministerio de Cultura, Bicentenario de la Independencia, Gobernación de Boyacá, 2009
  2. VAWELL, RICHARD, (1974). Memorias de un oficial de la Legión Británica. Campañas y cruceros durante la guerra de emancipación hispanoamericana. Bogotá, Biblioteca del Banco Popular, 1974
  3. LEE LÓPEZ, FRAY ALBERTO (Comp.), (1989). Los Ejércitos del Rey 1818-1819. Tomo I y Tomo II. Bogotá, Biblioteca de la Presidencia de la República, 1989
  4. PAME (2009). Por los caminos de la Ruta Libertadora. Fascículo 9: Pisba. Grupo de Investigación “Patrimonio y Memoria”, Universidad de Boyacá. Tunja, Colombia: Ministerio de Cultura, Bicentenario de la Independencia, Gobernación de Boyacá, p.12

Bibliografía

  • LEE LÓPEZ, FRAY ALBERTO (Comp.), (1989). Los Ejércitos del Rey 1818-1819. Tomo I y Tomo II. Bogotá, Biblioteca de la Presidencia de la República, 1989.
  • PAME, “Por los caminos de la Ruta Libertadora”. Fascículo 1: Campaña libertadora de 1819. Grupo de Investigación “Patrimonio y Memoria”, Universidad de Boyacá. Tunja, Ministerio de Cultura, Bicentenario de la Independencia, Gobernación de Boyacá, 2009.
  • PAME (2009). Por los caminos de la Ruta Libertadora. Fascículo 9: Pisba. Grupo de Investigación “Patrimonio y Memoria”, Universidad de Boyacá. Tunja, Colombia: Ministerio de Cultura, Bicentenario de la Independencia, Gobernación de Boyacá.
  • VAWELL, RICHARD, (1974). Memorias de un oficial de la Legión Británica. Campañas y cruceros durante la guerra de emancipación hispanoamericana. Bogotá, Biblioteca del Banco Popular, 1974.

Véase también

Créditos

Centro Cultural del Banco de la República de Tunja, 2020.